El sitio y los músicos adecuados

Ciclo: Viva La Pepa. Música en las Cortes gaditanas. Programa: Haydn: Las siete últimas palabras de Cristo en la Cruz (1787). Lugar: Oratorio de la Santa Cueva. Día: 4 de febrero. Asistencia: Aforo completo.

La tercera convocatoria del ciclo de música Viva la Pepa, tuvo lugar en el sitio adecuado, a la hora adecuada y por los músicos adecuados, que es como habría definido mi amigo Robin, melómano inglés con cuarenta años de trabajo en la City londinense a sus espaldas, a la interpretación de Las siete últimas palabras de Cristo en la Cruz, una de las obras clave de F. J. Haydn. Y lo cierto es que la cita para ser perfecta del todo, sólo hubiera necesitado haber sido convocada en la mañana del Viernes Santo.

En la calle Rosario, a pesar de que probablemente el sábado fue uno de los días más fríos y desapacibles del año, una respetable cola en la puerta del número 10 hacía lo posible e imposible por entrar a oír uno de los conciertos más esperados del ciclo organizado por el Consorcio y el Centro Nacional de Difusión Musical.

La Santa Cueva se quedó pequeña enseguida, y los que pudimos entrar tuvimos la ocasión de poder ver una representación verdaderamente excepcional de la versión para cuarteto de cuerda de la partitura de Haydn.

Y el Cuarteto Casals, hoy día una de las formaciones de cámara más notables de Europa, no defraudó en absoluto al público expectante. Una ejecución impecable y pulcra de una partitura que sublima lo sencillo y que en las manos de los cuatro componentes del Cuarteto Casals logra crear un absoluto clima de recogimiento y meditación positiva. Cuando la ejecución de la pieza, como es el caso, es de tan excelente factura, poco cabe añadir sino alabar el trabajo de estos excepcionales músicos que consiguen que la versión para cuarteto de cuerdas suene tan impresionante como la versión para orquesta.

Entre pieza y pieza de esta obra clave haydiniana, una meditación, para la evocación de una época, la de fines del siglo XVIII y comienzos del siglo XIX donde, oración y recogimiento convivían con logias masónicas, y con batallas tan decisivas para la Historia de España y de Cádiz como la de Trafalgar o siete años más tarde el asedio a la ciudad por parte del antiguo aliado francés, que daría lugar a la promulgación de la primera Constitución española.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios