pablo lópez. compositor e intérprete

"No tenía, siquiera, la capacidad de soñar todo esto"

  • El músico malagueño estará hoy y mañana en el Gran Teatro Falla para presentar su segundo disco, 'El mundo y los amantes inocentes'

Hace tres años Pablo López llegaba a Cádiz con su primer disco bajo el brazo. En una de las salas privadas de la ciudad comenzaba la gira de Once historias y un piano, un compacto que marcaría el reinicio de su encuentro con el gran público, toda vez dejada atrás su etapa de extriunfito. "Tengo mucha ilusión y muchas ganas de cumplir las expectativas de los que han apostado por mí", aseguraba el malagueño que por entonces no podía imaginar como se sucederían los Discos de Oro, los récords de visionados en youtube, sus temas en populares series de televisión, sus giras por teatros de toda España... Hoy Pablo López vuelve a una ciudad, que lo espera con los brazos abiertos, con su segundo trabajo, El mundo y los amantes inocentes. El reencuentro no será en una sala, no. Será en el Falla. Tampoco durará un día, no. En apenas unas semanas López agotó las entradas de su fecha en el teatro (prevista para hoy) y se decidió ofrecer un concierto más (el que se celebrará mañana y para el que tampoco quedan localidades). Una historia, la de Pablo López, de éxito que, según él mismo dice, "acaba de empezar" porque "después de todo lo que ha pasado nunca se sabe lo que queda por venir".

-La última vez que le entrevisté decía que ya estaba muy agradecido con el público que estaba confiando en usted y que todo el que viniera después sería "un regalo". ¿Es el regalo más grande de lo que esperaba?

-¡Mucho más grande! ¡Enorme! Te aseguro, y te habla un soñador patológico, que no tenía, siquiera, la capacidad de soñar todo esto... Están los datos en general, que realmente son algo muy abstracto, no se cuántas ventas del disco, no se cuántas visitas a youtube, no se cuántas ventas digitales... Pero donde te das verdadera cuenta de todo lo que está pasando es en los conciertos, en los teatros, viendo a las personas que están allí para verte a ti y para escuchar tu música. La verdad es que hay que tener el coco muy en tu sitio para que no se vaya ante tanto cariño.

-En aquella entrevista también me dijo que quería hacer una carrera exclusivamente suya, componer y tocar las historias que, verdaderamente, quería contar. ¿Está siendo así o el éxito conlleva imposiciones?

-De hecho, ahora es más así que antes, ahora es mucho más mía y soy mucho más yo porque sigo más mi impulso, tengo más credibilidad en mí mismo, más seguridad. Con Once historias y un piano ocurre lo que ocurre con un primer disco, sabes lo que quieres hacer pero eres tú mismo el que a veces te reprimes porque te da miedo equivocarte, abrir nuevas puertas... Te da miedo pisar charcos y ahora, sin embargo, estoy loco por mojarme. ¡Y voy a peor! La sensación de credibilidad es muy beneficiosa porque elimina muchas cosas de la cabeza y te quedas con lo verdaderamente importante, con lo que quieres contar.

-¿Qué supone este segundo disco con respecto al primero? Yo lo veo algo más oscuro pero, ¿para usted...?

-Pues yo tengo la sensación que quizás he abierto más mi mirada y que los extremos se separan más. Me explico, hay temas más oscuros porque ahora soy más oscuro cuando quiero ser oscuro; pero también hay más luminosidad en los temas luminosos por la misma razón. Mi manera de amar o de enfadarme es más amplia; antes mis márgenes eran más estrechos y ahora me suelto más a la hora de componer.

-El mayor aprendizaje en el tiempo entre discos...

-El aprender a no tener prejuicios a la hora de componer, producir, arreglar y ensayar. El darte cuenta que esa es la única manera de conseguir un lenguaje propio, y quien tiene un lenguaje propio es el que hace carrera y puede darse batacazos pero puede superarlos y levantarse.

-¿Siente que ha tenido dos comienzos en la música?

-No. Yo sólo he tenido un comienzo. El de recorrer los garitos, ir tocando por los bares y eso... Ese es el único comienzo. Después ha habido diferentes capítulos en mi carrera que ha sido una carrera de ensayo y error, de aprendizaje, al fin y al cabo... Lo que sí hay, efectivamente, es un punto de inflexión que fue el primer disco. Tampoco me gusta ver mi vida a cachitos ni que me digan eso de que ahora tengo que disfrutar y aprovechar porque estoy en mi momento.... Nadie sabe si éste es mi momento porque nadie sabe qué me depara el futuro. Ya se verá cuál es mi momento...

-¿Cómo surge la colaboración con Juanes?

-Pues fue un amigo común quien, digamos, nos puso en contacto porque pensaba que teníamos bastantes cosas en común y que podíamos compartir un tema. Así que quedamos para tomar una cerveza y ya, en plan malaguita, se lo propuse directamente (ríe) y nos fuimos al día siguiente a su estudio de Miami y ha sido una de las experiencias más bonitas que he tenido porque yo admiraba profundamente la música de Juanes.

-Y surge 'Tu enemigo'... Entiendo que le preocupa la situación de los refugiados y la actitud de la Unión Europea

-Es una vergüenza... Me da mucha impotencia pensar que todos, y me meto yo también, estamos mirando para otra parte. Como ciudadanos y como seres humanos no estamos a la altura de la situación. No vale, si quiera, la vergonzosa reubicación que le ofrecen a esas personas, creo que la única forma de solucionar esto es actuar allí, en el origen, porque somos nosotros los que nos hemos aprovechado y hemos hecho el idiota en sus países.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios