La segunda fase del centro de arte contemporáneo acabará este año

  • Las obras de la tercera fase, que permitirá finalizar la rehabilitación del antiguo acuartelamiento, pendientes del proyecto para elaborar el pliego de condiciones

La segunda fase de las obras de rehabilitación del antiguo acuartelamiento militar Carlos III, en el que se creará el Centro de Arte Contemporáneo de Cádiz, se encuentran a punto de finalizar. La previsión municipal es que el grueso de esta segunda fase acabe en unos 15 días, a falta de "pequeños detalles" como la grava de la cubierta o la sustitución de dos pilares de fundición, por lo que antes de final de año debe estar acabada esta parte de la rehabilitación. La alcaldesa, Teófila Martínez, visitó ayer unas obras en las que destacan las siete espléndidas bóvedas que se encuentran en la segunda planta del edificio, unas naves que en su día albergaron los dormitorios de la tropa y cuyas paredes están llamadas a albergar escogidas obras de arte.

Como el patio que antaño sirvió para acoger desfiles militares será en el futuro el lugar por el que desfilen, seguro que sin la parafernalia castrense, los visitantes del centro. Un patio que, como avanzaba ayer Teófila, acogerá actos culturales de "pequeño formato" tanto en su parte cubierta como en la zona ajardinada que quedará, según el proyecto, al aire libre.

Las siete bóvedas consecutivas son espectaculares y en su incipiente estructura se adivina el futuro espacio expositivo. A su grandeza, imposible de adivinar desde el exterior del edificio, contribuirá el mimo con el que el proyecto de rehabilitación parece haber tratado la iluminación natural de las salas, de éstas, mediante claraboyas, y de las que se sitúan en la primera planta, a las que la iluminación exterior llegará diáfana gracias a unos huecos rectangulares realizados en el suelo de la segunda planta y que quedarán protegidos por unas barandillas. Todas las naves estarán comunicadas para facilitar la visita ordenada a las salas.

Martínez, que estuvo acompañada por los concejales Ignacio Romaní y Bruno García, explicó que el espacio expositivo del museo llegará hasta los 2.100 metros cuadrados, en un centro que cuenta con una superficie útil total de 3.600 metros cuadrados. Hasta la fecha, las dos fases de las obras de rehabilitación, ejecutadas por la empresa Bauen, se han realizado con una inversión de 1.540.000 euros: 940.000 en la primera fase, que empezó en 2006 y que recibió la aportación de los fondos europeos, y 600.000 euros en la segunda fase, sólo con dinero municipal, según explicó la alcaldesa.

Queda, pues, la tercera fase, de la que Teófila Martínez prefirió no dar plazos de ejecución. Los responsables municipales están a la espera de recibir el proyecto para elaborar el pliego de condiciones de adjudicación de los trabajos. Éstos consistirán en el revestimiento y acabado de los paramentos, el acristalamiento de las fachadas de los patios y en dotar al edificio de la instalación básica: electricidad, alumbrado o climatización. El futuro museo contará con un amplio vestíbulo, dos escaleras, ascensor, montacargas y servicios higiénicos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios