El río

España, 2010. Dirección: David Varela.

Hay ciudades que viven de las vías fluviales que las atraviesan, pues funcionan como su sistema circulatorio, frente a algunas que las niegan o viven de espaldas a ellas. Otras, en cambio, como Benarés, son un río. El recorrido circular que el documental propone sobre esta ciudad sagrada, equivalente a La Meca, Jerusalén o Roma, se basa en un concatenación de imágenes que hablan por sí solas dentro de un universo sonoro -en todas sus tonalidades posibles desde el ruido a la música- de carácter aparentemente espontáneo, pero organizado a través del montaje.

La cámara recorre la que se considera la residencia de Shiva, dios creador y destructor, a lo largo del día y de las estaciones, retratando el comportamiento del río con sus habitantes, los ritos de paso o las ceremonias cotidianas, aunque no estén todas representadas en la cinta.

Como siguiendo una filosofía de alcanzar la sabiduría sólo mediante la luz, sin que estorben las palabras, se acumulan visiones, detalles, colores y sonoridades, a lo largo de un quizás excesivo metraje.

Pero nuestra impaciente perspectiva occidental demanda más información y nuestra impertinente curiosidad requiere saber más sobre esas deidades ajenas y sus celebraciones, con las que, sin embargo, no podemos evitar sentir una cierta familiar complicidad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios