La restauración se hará sin cerrar la sala de etnología del Museo

  • La intención de la dirección es que los títeres sigan expuestos mientras no son restaurados

Una vez que se complete el proceso administrativo y se adjudique la restauración del más de un centenar de títeres de la Tía Norica que se encuentran depositados en el Museo de Cádiz, comenzará un trabajo que, según anunció el consejero Plata, durará unos doce meses. La intención de la dirección del centro gaditano es que las figuras se restauren en el propio Museo y que se haga por grupos, de manera que la sala de etnografía en la que se encuentran expuestos no cierre totalmente y se mantenga abierta, al menos de manera parcial, durante 2012.

Juan Alonso de la Sierra, director del Museo, resalta que el conjunto de títeres de la Tía Norica es uno de los vértices del gran triángulo expositivo del centro, junto a los sarcófagos fenicios y los Zurbaranes: "El que los ve se queda sorprendido de estas figuras, y de su valor histórico".

En la sala de etnografía se muestran los títeres repartidos por escenas, algunas de ellas muy populares y que forman parte de la memoria colectiva de varias generaciones de gaditanos: el sainete con la impresionante cogida de l toro a Norica en presencia del Tío Isacio, el desternillante testamento de la abuela con Batillo haciéndole la vida imposible al escribano, los populares Autos de Navidad, el Tenorio de Astracán, Batillo convertido en un pillo cicerone o las escenas taurinas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios