Un libro recopila la historia de la imagen de La Vulnerata, que une Valladolid y Cádiz

  • El volumen, del historiador Javier Burrieza, se presentará en la capital gaditana durante 2009

Dos ciudades, Valladolid y Cádiz, y un país, el Reino Unido, permanecen vinculados entre sí por la advocación mariana de la conocida como Virgen Vulnerata, cuyo origen y evolución analiza el historiador Javier Burrieza en un libro presentado ayer en la capital castellana y editado por el Real Colegio de Ingleses y los ayuntamientos de Valladolid y Cádiz, donde se presenta durante el año 2009.

"No es la historia de una Virgen, sino de todo el giro político, social y religioso que rodea a esta imagen", manifestó ayer el autor de Virgen de los Ingleses: Entre Cádiz y Valladolid, miembro del Instituto de Historia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Nuestra Señora de la Vulnerata (del latín, vulnerada o injuriada) es una talla de madera mutilada en sus brazos, con la cara rajada y unos pequeños pies como único rastro del Niño Jesús que sostenía la madre en sus brazos cuando fue ultrajada por las tropas inglesas y neerlandesas que tomaron Cádiz en 1598.

"Es así de duro y de contradictorio, pero la devoción por La Vulnerata se produce cuando destrozan su talla. De no haber sucedido así, hubiera sido una más de tantas imágenes que se veneran en la ciudad de Cádiz" y, en relación con cuyo origen, algunas hipótesis identifican con la patrona de esa capital, la Virgen del Rosario, y otras con la de La Victoria, agregó el historiador.

En cualquier caso, la escultura salió de Cádiz y fue trasladada hasta Madrid, donde pasó cuatro años en el oratorio privado de Martín de Padilla, Adelantado de Castilla, antes de llegar a Valladolid el 8 de septiembre de 1600.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios