"Me quedé muy bien al terminar el libro. Necesitaba escribirlo"

Muchas veces me pediste que te contara esos años es el título del último libro de Juan Cruz. El escritor y periodista estuvo ayer en la Asociación de la Prensa de Cádiz para hablar de su obra, en un acto que fue presentado por el periodista gaditano Pedro Espinosa, jefe de Informativos de Radio Cádiz SER. Antes, el autor atendió a este periódico.

-¿Quién le pedía que le contara esos años?

-Me lo pedía yo a mí mismo. Muchas veces uno es quien está en el espejo pidiéndole cosas, preguntándole. Y suelen ser las peores preguntas, las más difíciles de responder. Era un momento determinado de la vida en la que uno no es sólo uno mismo sino quienes fue. Uno es su propio personaje a lo largo de la vida y yo siento, y lo he sentido toda mi vida, que vivo con una persona que está siendo cuestionada o siendo el que cuestiona el que uno es ahora. Y eso continuamente. Eso es la cruz de mi vida.

-Tiene que ser difícil vivir así.

-Sí. Pero creo que todo el mundo vive así, no soy yo un caso especial. Todo el mundo tiene esa sensación de que la vida le hace preguntas que uno no se imagina que habitan dentro de uno mismo. Yo he vivido toda mi vida metido en esas preguntas y ahora me decidí a escribirlas. Y ahora estoy escribiendo otro libro que va más allá. Es un libro de las preguntas que el tiempo nos ofrece.

-¿Y por qué ahora?

-Porque los libros no los escribe uno, sino quien con uno va. Yo me siento impelido a hacerme esas preguntas. Si yo fuera bailarín lo haría de otra manera, o si fuera cantante o arquitecto. Pero yo vivo pendiente de las palabras. Y las palabras son las que me llevan a mí a pensar en las cosas que no tengo.

-¿Cómo definiría su libro?

-Mi libro es un relato lleno de preguntas para tratar de encontrar una respuesta que jamás vendrá. Y de ahí viene la desesperación de vivir.

-Sus palabras transmiten pesimismo.

-Bueno, el pesimismo no es malo. Es una manera natural de enfrentarse a la realidad. La realidad es muy mala.

-El libro cuenta sus vivencias y experiencia, ¿cuesta ser sincero al hablar de sí mismo?

-Cuesta muchísimo, porque uno está educado para no ser sincero. Pero he sido todo lo sincero que he podido.

-¿Qué destacaría de él?

-Pues que me quedé muy bien habiéndolo escrito. Necesitaba escribirlo. Es como si me hubiera quitado un peso de encima. Siempre me pasa eso cuando escribo libros y cuando hago entrevistas. Termino de hacerlas y parece como que he cumplido con una obligación placentera.

-Usted es periodista y escritor, y en sus libros habla de realidades. En su caso, ¿se confunden ambos oficios o es que su interés por la realidad le lleva a plasmarla en algo menos efímero que un medio de comunicación?

-Se confunden absolutamente. Creo que yo mismo soy una pura confusión. Y pienso que ahora, sobre todo, los medios de comunicación son extremadamente efímeros y eso se ha trasladado también al pensamiento y a la manera de resolver la vida.

-¿Se quedaría con alguna de las dos profesiones?

-Me quedaría más con lo de escritor. Pero le he dedicado tanto tiempo al periodismo que ya parece que es mi naturaleza, ya no podría vivir sin ello.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios