Cultura

¿El punto de partida?

  • Las expectativas que La Isla tenía ante la conmemoración del 20 aniversario se han enfriado con la crisis y los recortes · El 25 aniversario, en 2017, surge como meta

A comienzos de año, el Ayuntamiento anunció la compra de la casa en la que nació Camarón, una vieja finca enclavada en la señera calle Carmen -en el corazón de Las Callejuelas, La Isla profunda- que amenaza con venirse abajo de un momento a otro. La compró -eso dijo el alcalde, José Loaiza- porque, dado el precario estado en el que se encontraba la finca, amenazaba con perderse para siempre. Hubiera sido imperdonable. Se convertirá en un pequeño museo en torno a la figura deJosé Monge Cruz, el hombre que revolucionó el flamenco y que falleció trágicamente hace 20 años.

Pero los planes del Ayuntamiento, de momento, no se han puesto en práctica todavía. Hay otras prioridades en medio de una realidad económica asfixiante: recortes, planes de ajuste, subida de tasas e impuestos... Camarón, como recurso turístico y cultural, ha pasado necesariamente a un segundo plano. La rehabilitación de su casa natal y su transformación en un pequeño museo llegará. Pero todavía no.

Es la historia de Camarón con La Isla. Nunca ha encontrado el momento oportuno. En veinte años, no ha sido capaz de articular una mínima estructura turística y cultural en torno al mito del flamenco. No ha sabido ligar el nombre de San Fernando al de Camarón para promocionar la ciudad, para aprovechar el potencial que arrastra todo lo que se relaciona con cantaor. Tampoco lo ha conseguido ahora, con la conmemoración del 20 aniversario de su fallecimiento y del nacimiento del mito, el momento que La Isla vivió como testigo de primera fila en aquellos intensos, trágicos y conmovedores días del entierro: la llegada del féretro, las calles abarrotadas, la capilla ardiente en el Ayuntamiento, el sepelio, el desfile de famosos cariacontecidos, consternados...

La situación económica no acompaña. Tal y como está la cosa, sería imposible haber conseguido algo, asegura el concejal isleño de Cultura, Francisco J. Romero. Aunque, por lo menos, existe conciencia política y un amplio consenso respecto al objetivo: Camarón debe ser uno de los puntos neurálgicos de la oferta turística y cultural de la ciudad. Un referente de La Isla. El concejal socialista Conrado Rodríguez lo afirmaba hace unas semanas con una sencilla ecuación: "Camarón debe ser para La Isla lo que Los Beatles a Liverpool o Elvis Presley a Memphis". Hablaba del turismo de celebridades, que considera que cuenta con un grandísimo potencial para La Isla.

Y, ciertamente, suele ser bastante habitual ver en La Isla a los curiosos que preguntan por la fragua, que se acercan a su mausoleo en el cementerio o que se arremolinan en torno a la Venta de Vargas y la escultura de Aparicio Mota. Justo al lado del solar en el que desde hace un año ya -desde las vísperas de las pasadas municipales, de hecho- un cartel anuncia la inminente construcción de la sede de la Fundación Camarón, que viene a ser ese instrumento que, simbólicamente, aglutina todas las aspiraciones de La Isla con el mito del flamenco.

Pero cuando el Ayuntamiento se empezó a plantear la conmemoración del 20 aniversario de la muerte de Camarón había otro espíritu. Se creía que, por fin, iba a ser el momento oportuno para que la Fundación -para que todas esas iniciativas y aspiraciones vinculadas a Camarón- empezarán a despegar. Luego vino la crisis. Y los meses pasaron sin que el aniversario contara con una programación mínimamente elaborada. Eventos previstos para la efeméride -como el congreso de flamenco- se cayeron de la agenda.

Al final, la fecha se ha conseguido salvar con una programación que permitirá que La Isla tenga su cita con Camarón, que el 20 aniversario de su muerte no pase desapercibido.

Además, el Ayuntamiento ha decidido cambiar de rumbo y tomar las riendas del tema de cara al futuro. La Fundación Municipal de Cultura acaba de anunciar la puesta en marcha de una comisión participativa -integrada por peñas, asociaciones, expertos, políticos, familiares- que se encargue de empezar a trabajar en Camarón con vistas al 25 aniversario de su fallecimiento, que se celebrará en 2017. Es una nueva fecha que ha surgido en el horizonte de La Isla y para la que se confía en que soplen tiempos mejores.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios