Helena Rivero. Directora y conservadora de la pinacoteca privada de Joaquín Rivero

"Este proyecto será un referente en España y a Jerez no le costará dinero"

  • La Pinacoteca Rivero, que estará instalada en los Claustros a final de año y abrirá a inicios de 2013, combinará 150 lienzos religiosos con un museo sacro para convertirse en un foco turístico de primer orden a nivel nacional

 Después de que la alcaldesa, María José García-Pelayo, adelantase en exclusiva a Diario de Jerez  que los Claustros de Santo Domingo reabrirán este año y pasarán a ser sede permanente de la Pinacoteca Rivero, la directora y conservadora de la colección, Helena Rivero, desgrana el proyecto de instalación y gestión del Museo presentado al Ayuntamiento, dedicado exclusivamente a arte religioso. Una propuesta que cuenta "con toda la ilusión y apoyo" por parte del Consistorio, así como de la propia familia que encabeza el empresario jerezano Joaquín Rivero. "Todo está encajando a la perfección", asegura Helena.

-¿Cómo nació el proyecto de ubicar parte de la Colección Rivero en los Claustros?

-Este es un proyecto que a los dos, Ayuntamiento y a nosotros, nos encaja muy bien. Hay muy buena sintonía, ilusión e interés por que esto salga bien. No hemos hablado hasta que la alcaldesa no lo ha confirmado. Surgió cuando el Consistorio contacta, al poco tiempo de llegar al gobierno, con nosotros y nos propone la gestión de los Claustros. Lo estudiamos y le dimos una primera forma al proyecto, se lo presentamos y les pareció bien. Ahora estamos desgranando esas primeras ideas y trabajando con los especialistas de cada tema para hacer todo este proyecto posible. 

-¿Qué obras de la colección se van a exponer? 

-Proponíamos llevar toda la pintura religiosa ya que el entorno en sí, que es una maravilla, lo demanda. El espacio es espectacular y nos parecía que sería bueno acompañar esta majestuosidad con pintura religiosa. Y aunque no tenemos ni escultura, ni talla en nuestra colección, sí hemos encontrado la forma de representarlo allí, tanto las tallas individualmente como los pasos o conjuntos escultóricos que hemos pensado exponer de forma temporal para evitar así la estacionalidad de la Semana Santa. Creo que para el turismo de fuera y del entorno es algo bueno que conozcan toda esta parte en detalle, con una explicación del escultor, el paso, la cofradía, el origen. Es un proyecto singular y no existe ninguno de este tipo. Sería un punto de referencia para el resto de España. Es decir, además de la colección pictórica, habría imaginería y objetos religiosos de Jerez, de personas que tienen verdaderas joyas. Hay que recordar que la Iglesia es la única que financiaba el arte hasta el siglo XVII. 

-¿Así que será una especie de museo sacro?

-Sí, religioso y sacro con un nivel de calidad alto y con una explicación didáctica muy completa y con el referente de la Iglesia detrás como generadora de ese arte. 

-¿Cuál es la procedencia de las obras? Es decir, ¿parten todas de Bodegas Tradición?

-La obra pictórica está parte aquí, en Bodegas Tradición, y otra parte está custodiada en Madrid. En la Bodega dejaremos todo lo que es pintura no religiosa y haremos una exposición por géneros  para mostrar cómo evoluciona la historia de la pintura a través del tiempo, pero visto desde la pintura no religiosa, que empieza mucho más tarde, claro.  

-¿De cuántas obras constará la colección de los Claustros?

-Pues  habrá aportaciones continuamente, pero calculamos que sobre unas 150 obras que irán variando. 

-¿Cuáles serán las joyas?

-Pues El Greco, que es una suerte tener en una colección privada ya que no es tan fácil encontrar obras auténticas de El Greco; pero también Zurbarán, Pereda, Antonio del Castillo, Gonzalo Bilbao, Carreño de Miranda, o cuadros que reflejan cómo ha ido llegando la influencia de la Iglesia a tiempos más modernos o la aparición de los nobles en la cultura... 

-Desde que abrió la pinacoteca en mayo de 2006, su ampliación ha sido una meta permanente. ¿Se cumple con su instalación en los Claustros de Santo Domingo un sueño?

-Sí, aquí (en Tradición) nos faltan paredes. Es que aunque la costumbre en las exposiciones es dejar más espacio entre los cuadros expuestos, aquí no quería dejarme nada para que hubiera un paseo real por la historia del arte. 

-En los Claustros sí que van a tener espacio suficiente...

-Sí, (risas), asusta de todo el espacio que hay. Pero tenemos obra suficiente. Hay de sobra para exponer cosas interesantes durante muchos años. Son dos grandes salas abajo y una sala que recorre todo el patio arriba. ¡Son miles de metros! Los estamos calculando.

-A partir de aquí se supone que tendrán también que calcular la inversión de cara al mantenimiento y adecuación.

 -Sí, la obra de los Claustros está terminada pero falta adaptarla a la exposición. Habrá que hacer una iluminación y adecuación especial que exige una temperatura y humedad constantes, que con esos metros y altura de techos será costosa de realizar. Asumimos el riesgo de la gestión y el resto de inversión que hay que hacer, teniendo en cuenta que los montajes son complicados. Todavía estamos haciendo los estudios de la parte técnica y económica.

-¿Habrá, además, contenidos adicionales, como talleres, biblioteca, escuela de arte, como tenían pensado desarrollar desde que abrieron en 2006?

-Tenemos pensado darle a los Claustros una vida diaria a través de conferencias, cursos..., aunque entendemos que tal como está situado será un centro de recepción de turistas muy importante. 

-¿Han analizado si la ciudad tiene mercado?

-Jerez es un punto magnífico para el turismo porque aquí hay de todo: hay un patrimonio histórico-artístico como pocos en España y Europa... En América alucinarían con lo que hay aquí; caballo, vino, flamenco, una ciudad manejable, sierra, playa, golf... Es un centro perfecto de recepción de turismo. Con este proyecto encaja todo perfecto, parece que ya estaba pensado de alguna manera. Creo que el turismo ya va cambiando, antes se buscaban fiestas, sol y playa, y ahora se quieren cosas singulares del sitio que se visita, entender su carácter, y elementos que no se ven en otros lugares y Jerez estaba falta de bienes para mostrar. El turismo exige cada vez más un atractivo cultural mayor. Hay que recordar, por ejemplo, que las obras del Museo Arqueológico han durado mucho y los Claustros se añadirán a esta oferta que quedará completísima. 

-¿Es la singularidad otro de los objetivos? 

-Es lo que buscamos. Hacer algo igual que en otro sitio no tiene sentido. Es una oferta interesante y va a atraer a mucha gente porque se van a ver cosas que no se pueden ver en otros lugares. 

-Más de 30 años coleccionando y dicen que sólo llevan el 50% de lo deseable. ¿Qué obras o autores quedan en el tintero?

-Siempre queda, siempre queda. A medida que vas conociendo el fondo de la historia de la pintura te das cuenta de que hay muchísimos artistas no conocidos que aportaron mucho. Por ejemplo, Juan del Castillo, maestro de Murillo. Ese 50% es permanente, porque siempre faltan y siempre estamos pendientes de dónde puede haber un cuadro interesante que adquirir. 

-Bodegas Tradición, Rincón Malillo, ahora los Claustros y en 2014 se podrá enajenar el Palacio Riquelme. ¿Siguen interesados por comprarlo y rehabilitarlo? 

-Riquelme no lo hemos desechado totalmente, ni olvidado, hemos de esperar a que legalmente sea viable llegar a un acuerdo, que ya estudiaremos. El tema de los Claustros es más inminente. 

-¿Para cuándo tienen previsto inaugurar en los Claustros?

-Me encantaría que fuera antes del próximo año, pero hay mucho que trabajar. Me gustaría que se acabase a finales de año para inaugurar en el siguiente. Vamos a intentar que sea lo antes posible y esa es la intención del Ayuntamiento, ya que ellos están poniendo toda la voluntad para que sea lo más rápido y mejor posible y están facilitando todos los trámites y pasos previos. Los dos teníamos el mismo sentido: hacer un buen proyecto y que a Jerez no le cueste dinero. Creemos que esto es una buena noticia porque a Jerez no le costará dinero, no va a hacer más desembolso que el haber rehabilitado el inmueble.

-¿Por cuánto tiempo han estimado que se prolongaría la concesión del complejo?

-Creemos que debe ser por un tiempo largo, en torno a 50 años. Se está estudiando pero son ellos (el Ayuntamiento) los que tienen que decidir. 

-¿Ha estado siempre esta afición, la del arte, en casa? 

-Bueno, mi padre la empezó como una inversión económica, de un bien difícilmente liquidable, pensando en tener algo seguro por si algo pasaba con su proyecto empresarial o se venía abajo. Esto le llevó a estudiar bien las inversiones, la pintura, que al final se convirtió en una gran afición, y ahora hasta restaura cuadros. Aunque en casa siempre hubo interés por la pintura, no hubo tanto por la colección.

-Por arraigo familiar a la tierra, también había mucho interés en depositar en la ciudad este tesoro cultural. 

-Sí, en otra ciudad no hubiéramos tenido interés ninguno en dar a conocer la colección. Creemos que aquí uno se siente como más en casa y mi familia, durante generaciones, es natural de Jerez. Por eso era para nosotros importante traer esta colección aquí, porque tiene un sentido. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios