La primera promoción de Diseño y Moda exprime toda su imaginación

  • La Escuela de Arte será escenario de numerosas propuestas artísticas de los alumnos de estudios superiores que se gradúan Se inaugurará una muestra en el Baluarte del Orejón

La Escuela de Arte de Cádiz da otro paso en firme. Este jueves se celebra el acto de graduación de los alumnos de la primera promoción de los Estudios Superiores de Diseño de Moda, y lo hacen como mejor saben. Con la puesta de largo de todos sus conocimientos, en un reguero de imaginación y de propuestas artísticas vinculadas siempre al mundo de la moda y el diseño. Salen pisando fuerte con el título bajo el brazo y para ello pondrán en marcha las performances Before I die, Mutatez, Achinar, Fast Fashion, Escayola, Food Raining y Una imagen no es la realidad.

Juan Candón, subdirector de la Escuela, desgrana cada uno de las performances que precederán el acto oficial. En Before I die José Santos propone que el público intervenga en una prenda realizada por él. "Los asistentes escribirán sobre el vestido la respuesta a la pregunta planteada por la persona o modelo que la vista". Una iniciativa que se realizará durante cinco minutos en la zona exterior del edificio.

Claudia Ruiz es la alumna autora de Mutatez, con la que dos modelos portarán dos trajes en seda teñidos con una tintura realizada por ella misma. En un momento determinado se repartirá a los asistentes pistolas de agua con las que rociarán limón concentrado con el que transformarán el color de estas prendas. Será en la fuente.

La tercera iniciativa es Achinar, de Estefanía Padilla, una mezcla de baile y costura para hacer una reflexión sobre el consumo desmedido y la explotación de recursos. Será un baile improvisado sobre otras prendas con las plantas de los pies manchadas de pintura.

En Fast-fashion, de Sara Martínez, una modelo exhibirá prendas que serán intervenidas por alumnas que realizarán en ellas una estampación. Seguidamente una pegatina indicará que "está pasada de moda" y será desechada a un cubo de basura.

Escayola es el título de otra performance, de Rosa Brualla, en la que un vestido de tejido natural va a cubrir el cuerpo de un maniquí. Como si de escayola se tratase, las personas pueden dejar su huella empleando los materiales dispuestos a tal efecto y se comunicará a los asistentes que el resultado se empleará en un estampado.

De la contaminación hablará María José Quiñones en Food Raining, en el que se manchará una prenda de forma arbitraria y espontánea con sustancias de desecho. Se extenderá la prenda con chinchetas y con globos llenos de líquidos se bombardeará, en un montaje que se realizará en una zona acotada.

Por último, Una imagen no es una realidad abordará la intervención de una prenda presentada en un bastidor, a modo de cuadro. La iniciativa de Manuel Amador Fernández plantea pintar un retrato de uno de sus compañeros sobre la prenda en el bastidor. Una vez que concluya se verá que se trataba de una imagen realizada previamente, en la que el alumno se limitará a escribir un texto alusivo al hecho recreado.

"En total tardarán unos 52 minutos en un recorrido que se realizará desde la entrada de la Escuela de Arte hasta el Espacio Idea", asevera Candón. Aquí se exhibirán el resto de trabajos de los alumnos y alumnas de tercero, como antesala al acto oficial de graduación.

Pero no será la única actividad. Los alumnos de la Escuela de Arte tendrán el privilegio de inaugurar la sala de El Baluarte del Orejón -Club Marte- con una exposición de cerámica en homenaje al ceramista de la Isla Nono Hurtado. "Se trata de un proyecto que estaba realizando con sus alumnos en un taller en Santa Catalina. Pero el querido Nono Hurtado no pudo acabarlo y ahora sus exalumnos quieren homenajearlo con el proyecto ya finiquitado". Gira en torno a la bailarina de Gades Teletusa.

De cara al último trimestre del año van organizar una exposición en el Baluarte de la Candelaria en torno a la figura del fotógrafo Richard Avedon, además de realizar actividades para homenajear a Cervantes por motivo de su aniversario y una exhibición de abaniquería.

Pero más allá de las puertas de la escuela, los alumnos de Arte están cada vez más implicados en la vida cultural de la ciudad. Aparte de participar en la Feria del Libro o en el Festival South, están pendiente de varios proyectos con el Ayuntamiento de Cádiz para intervenir en el patio del ECCO y en los camerinos del Falla, para lo que esperan firmar un convenio con el Consistorio.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios