Encuentro Tercera sesión

1609, primera Ley de Extranjería

  • El profesor Abderrahman El Fathi disertó sobre la expulsión de los moriscos en la obra de Cervantes, durante las Jornadas de Cooperación Cultural, en Tetuán

Comentarios 2

La Universidad Abdelmalek Essaâdi era ayer un hervidero de inquietudes y preguntas. La luminosa mañana encendía las ideas de los estudiantes y el levante las aireaba. Agudos y participativos, los asistentes de la tercera sesión de las Jornadas de Cooperación Cultural hispano-marroquíes enriquecieron, ampliamente, la conferencia del profesor Abderrahman El Fathi, que pedagógico y comunicativo rescató las referencias directas que existen en la obra de Cervantes sobre la expulsión de los moriscos. "A los moriscos se les quiso expulsar de la realidad social de España, de la historiografía. Al parecer, estamos ante la primera Ley de Extranjería del país", comentó, entre la risa y la tristeza, el poeta y coordinador del Grupo de Investigación y Estudios sobre el Norte de Marruecos y España.

Si estos días atrás, los ponentes demostraron como las piedras hablan, a gritos, de la Historia, El Fathi cedió la palabra al papel y la tinta, y qué mejor letra impresa que la del genio español. "Cervantes es el único escritor de la época que trató con simpatía a los moriscos en esa convulso periodo de 1609 a 1640. El escritor se acerca al drama personal del morisco por la nostalgia de la patria perdida", valoró.

En este complejo trabajo de enriquecer la perspectiva histórica de la expulsión con fuentes literarias, el profesor acudió a los personajes de El Quijote. Así habló del tratamiento que Cervantes ofrece a el morisco Pedro Ricote que, aunque expulsado de España a Alemania "donde encuentra la libertad de conciencia", siente una profunda pena por la pérdida de su patria, España.

A través de citas y valoraciones propias, El Fathi -que estuvo presentado por el profesor de Historia M´hammad Benaboud- afirmó que "la expulsión de los moriscos también contribuyó al desemembramiento real de la nación española". El profesor no tuvo problemas para afrentar "los enigmas" y contradicciones que presenta la obra cumbre de las letras españolas. "Hay que tener en cuenta que es una época complicada y que Cervantes era un hombre de su época", dijo, y aunque en la obra "el morisco aparece como renegado" y personajes "como Sancho", por ejemplo, "se enorgullecen de su condición de cristiano viejo", las únicas ocasiones en la que Cervantes "habla con ternura" sobre España como patria son "en boca del morisco".

El conferenciante aprovechó la ocasión para desmitificar "esos 800 años de convivencia", pues "tampoco fue todo tan fácil", y para animar a la reflexión sobre este hecho histórico.

El debate que siguió a la ponencia fue extenso e inteligente. Los estudiantes -notables conocedores de la obra de Cervantes- pusieron sobre la mesa dudas que, en su mayoría, quedaron resueltas. Esta participación es el denominador común de las jornadas que ayer se cerraron con la disertación del profesor Mohamed Charif que habló sobre la crisis en la historia del Marruecos medieval, ejemplificando esta situación con la depresión del comercio transahariano en el siglo XIV.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios