Las primaveras imprevistas

En vez de llorar por el correr del reloj, Nativel Preciado realiza -a través de su protagonista-, una interesante tregua con los años. Y empieza a entender los efectos del paso del tiempo, la sana ironía como arma inmejorable y las posibilidades de adaptación que, sin saberlo, vamos adquiriendo ante el entorno. Libro de fácil lectura, a camino entre la ficción y la reflexión.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios