Una película filipina de ocho horas compite en la Berlinale

La extensión extrema de Hele sa Hiwagang Hapis, el filme filipino incluido entre las 18 aspirantes al Oso de la Berlinale, dio ayer un formato insólito al festival, con una única sesión de gala de más de nueve horas de duración para la sección a concurso.

A las 9.00 horas recibió la alfombra roja del festival al equipo en pleno de la película, encabezado por su realizador, Lav Díaz, y parte de su elenco, vestidos de gala pese a la temprana hora matutina, lo mismo que el director del festival, Dieter Kosslick.

La película, de 485 minutos de duración, se proyectó en una sesión mixta, entre público, invitados y prensa acreditada, con una pausa de una hora en medio para dar un receso al espectador.

Habitualmente este festival ofrece un pase avanzado para la prensa de las películas a concurso, por la mañana, mientras que las sesiones de gala y alfombra roja tienen lugar entre la tarde y noche.

Se trata del filme más extenso en la historia de la competición de ese festival, rodado en blanco y negro y sobre el trasfondo de las crueldades de la guerra de la independencia del archipiélago frente al poder colonial español.

La extensión se debe a su deliberado ritmo lento, con largas escenas rodadas con cámara fija, sean de diálogo entre los distintos protagonistas o de acción.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios