Las peculiaridades de la arquitectura suiza, a estudio en la sede del COA

  • El Colegio de Arquitectos de Cádiz cierra con la muestra 'Arquitectura Suiza Contemporánea' el ciclo 'Europa' · La exposición cuenta con entrevistas y proyectos de los principales estudios helvéticos

El ciclo Europa -el monográfico desarrollado a lo largo de todo el pasado año en el COA- cierra su agenda con una muestra de elaboración propia concebida como un ejercicio de acercamiento a una de las arquitecturas más nutricias a escala global: la que se lleva a cabo en territorio suizo.

Arquitectura Suiza Contemporánea permanecerá en el Colegio de Arquitectos de Cádiz hasta el próximo 14 de enero para después viajar hacia su sede homónima en Madrid. Una muestra -surgida a partir de convocatoria pública entre los colegiados gaditanos- que cede el protagonismo al propio visitante, desde el momento en que es él, y su interés en cada punto, el que irá acercándose o no a los distintos temas propuestos.

"La exposición -explica uno de los responsables del proyecto, Daniel Montes- se vertebra en torno a una mesa de trabajo. En ella, una nómina de autores, consolidados y jóvenes, responden a preguntas sobre la actualidad arquitectónica del país helvético. La visión de cada estudio se complementa, además, con un resumende sus últimos proyectos".

Junto a Daniel Montes, José Gómez Mora (ambos de StudioWet) y Felipe García Arenas (GArquitectura) también se han encargado de comisariar la muestra. "La actualidad arquitectónica suiza ofrece un campo de trabajo amplísimo -continúa Montes-. Prueba de ello es que los principales estudios de arquitectura disponen de oficinas allí. Los suizos cuentan con una arquitectura en auge y sirven de inspiración a muchos creadores en todo el mundo. Pensamos que un buen punto de partida era averiguar por qué sus proyectos tienen tanta aceptación a nivel mundial. Y, para responder a esta pregunta, propusimos una serie de cuestiones a las que responder, como pueden ser la influencia del paisaje, la estructura colegial o la sociedad política".

Curiosamente, la mayoría de los creadores niegan la influencia del paisaje suizo en sus obras: "El área alpina que se nos viene a la mente cuando pensamos en Suiza para ellos tiene un nombre, la silent zone, la zona en silencio, porque en ella no viene nadie -comenta Montes-. Sin embargo, entre Zurich y Basilea, por ejemplo, hay un continuo de construcciones urbanas... El que entiende el arquitecto suizo es un paisaje profundamente urbano. Proporcionalmente, el del cliché es un escenario muy pequeño".

Tanto Daniel Montes como Felipe García destacan la tradición colaborativa presente en todos los proyectos suizos: "Cualquier construcción, incluidos los trabajos públicos, cuenta con la participación no sólo de arquitectos e ingenieros sino, también, de artistas o paisajistas, que allí son una especialidad por sí mismos", prosigue Montes.

Frente al modelo estandarizado e industrial en la construcción, que es el propuesto por Alemania, los suizos defienden la labor artesanal y el valor del sello individual, "en la línea del Arts & Crafts -insiste Montes-.Una característica que, en definitiva, viene a ser definitoria del carácter suizo: conservar los modos y maneras que consideran tan suyos. De hecho, podríamos decir que ese es su principal sello: realizar una arquitectura de carácter internacional, pero con una metodología propia que quieren conservar".

Tan pequeños y tan distintos. A ojos de un arquitecto español, el desempeño suizo es, cuanto menos, curioso. Los Colegios Oficiales, por ejemplo, no son obligatorios. Y un proyecto de construcción no tiene por qué contar necesariamente con un arquitecto. La Sociedad Arquitectónica Suiza dicta unas directrices que suelen seguirse pero que no son de obligado cumplimiento. Frente a este laissez faire, al ser la suiza una sociedad en la que prácticamente todo se somete a votación, en cada proyecto tienen peso todos y cada uno de los agentes participantes en el mismo. No en pocos casos, los integrantes de una comunidad son puntualmente informados de cómo y en qué forma se va a levantar una determinada construcción, y es normal encontrar estructuras de volumetría en el lugar en el que va estar luego el edificio".

"Curiosamente -apunta Felipe García- , la mayor parte de los arquitectos con los que hemos hablado te dicen que les gustaría que este tipo de medidas no existieran, que no se diera un control tan riguroso. De hecho, ellos envidian la libertad creativa que dicen tenemos en España mientras que nosotros, por supuesto, nos traeríamos la capacidad que tienen ellos llevar a la calle sus proyectos y hacerlos algo vivo".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios