"La obligación del actor es sentirse cómodo en cualquier escenario"

  • El actor portuense, que ha dirigido un taller teatral paralelo al Festival de Comedias, estrena en septiembre su última película, 'Yo También', producida por Julio Medem

Comentarios 1

Joaquín Perles (Cádiz, 1971) es una de las figuras más destacadas del arte dramático portuense. Con una extensa carrera a ambos lados del Atlántico, compagina su faceta como actor con la incesante actividad a cargo de su propia compañía, Perles Entertainment, dedicada al entretenimiento. Esta semana ha dirigido en las instalaciones del teatro municipal Pedro Muñoz Seca el taller teatral 'El actor al servicio del personaje', una actividad paralela al Festival de Teatro de Comedias 2009.

-¿Cómo se ha desarrollado el taller y qué tal ha funcionado el grupo seleccionado?

-El taller ha funcionado muy bien. Teníamos un grupo heterogéneo, con alumnos que tenían desde 16 hasta 50 años, de diferentes niveles interpretativos. Hemos hecho un esfuerzo por homogeneizar el conjunto y aprovechar lo que cada uno pudiera aportar. El resultado ha sido fantástico si consideramos que hemos tenido tan sólo 4 días de trabajo. Han evolucionado mucho, tanto individual como grupalmente. Hemos trabajado improvisaciones, escenas varias y monólogos. Se trataba de encarnar un personaje, asumir una historia e identificar las interferencias que el mismo actor pone a su interpretación: bloqueos, prejuicios... queríamos limpiar estas interferencias.

-¿Qué técnicas y métodos debe dominar de un actor encima del escenario?

-Aunque soy poco dogmático, es imprescindible citar a maestros como Stanislavsky, que desarrolló 'El Método', o el norteamericano Sanford Meisner, que decía que el actor debía crear realidades imaginarias y ser capaz de expresarlas, vivir situaciones imaginarias.

-¿Qué líneas de trabajo se han seguido?.

-Hemos incidido en el trabajo sensorial, la relajación, el instrumento de emociones, la imaginación... muchos puntos. Nos hemos adaptado al tiempo del cual disponíamos.

-¿Cuál cree que es el principal secreto para interpretar un papel?

-Creo básicamente en el trabajo y en la formación, aunque hoy día hay muchas escuelas de teatro en las que un actor puede ahorrarse años de ensayo y error. Antiguamente el actor se formaba a lo largo de 10 o 20 años. El trabajo te otorga confianza. El secreto de creerte actor es estar convencido, tener pasión, liberar complejos.

-¿Qué le ha dado los años de experiencia que a la vez le ha quitado?

-Me ha dado la capacidad de valorar de forma más madura el oficio de actor, respetarlo. Por contra, me ha quitado -de forma positiva- esa locura inicial, el ímpetu ciego del comienzo. Es curioso que recuerde más las cosas que me ha dado que las que me ha quitado, lo cual supongo que es un buen síntoma.

-¿Dónde se siente más cómodo, en el teatro, la televisión o el cine?

-La obligación de un actor es sentirse cómodo en cualquier escenario. Partiendo de ahí, me encuentro cómodo en los tres. Cada uno, por su forma de trabajo, ofrece sensaciones y recompensas diferentes. En el teatro se cuenta una historia de principio a fin y la comunicación con el espectador es más íntima. La televisión te demanda más rapidez y agilidad, lo cual es otro tipo de adrenalina. Y el cine es muy diferente, es como un salto al vacío que se te escapa de las manos. Hay muchos ingredientes. Uno pone los suyos, pero se vuelve magia cuando todos ellos se juntan y lo puedes ver en la gran pantalla

-¿Qué impresiones tiene sobre la escena artística portuense?

-La afición al teatro en El Puerto hubiera sido imposible sin la labor de casi 30 años de las escuelas de teatros municipales, sin la participación de personalidades tan importante como Juanjo Macías, Montse Torrent, Esther Pumar o José Pecho. Hay muchos actores que se han dedicado profesionalmente como Paco Teja desde Bellas Artes o Emilio Flor, que trabajaba con la juventud o Pacual Varo y 'El carromato'... todos han generado una cantera de espectadores que han propiciado que el Festival de Comedias sea un éxito de público año tras año.

-¿En qué proyectos anda inmerso actualmente?

-Actúo en la pélicula Yo También, que se estrenará en el Festival de San Sebastian. La hemos rodado el pasado año en Sevilla y Madrid. Su protagonista (Pablo Pineda, actor con síndrome de Down) es absolutamente extraordinario y la elección del reparto la han clavado. Es un proyecto muy especial en el que también trabaja otra portuense, Ana Peregrina. También participaré en una producción internacional llamada The Disciple, una película muy interesante sobre la vida de Jesús en la que interpreto a Jacobo.

-¿Cómo compagina la labor de actor con su faceta de director de una compañía?

-Con mucho esfuerzo y un aprendizaje continuado. Trabajo con un equipo muy coordinado. Esta labor requiere mucha energia y concentración, pero a pesar del desgaste se puede disfrutar. Si no te sientes a gusto con lo que haces, mal vamos, es algo imprescindible. Sin ese motor interno es imposible compaginarlo todo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios