"Las novelas sirven para comprender mejor el mundo en el que vivimos"

  • Dominique Sylvain publica en castellano 'El pasadizo del deseo', la primera entrega de la alabada serie policiaca de la autora revelación de este género

Ingrid y Lola recorren un París de claroscuros. Ingrid y Lola persiguen la verdad, la resolución de un crimen, la satisfacción de sus anhelos. Ingrid y Lola parten de El pasadizo del deseo y se enfrentan al tiempo, a su tiempo, en una novela donde las detectives creadas por la pluma de Dominique Sylvain hablan, por primera vez, en castellano. "Creo que las novelas sirven para comprender mejor el mundo en el que vivimos, o por lo menos es lo que yo intento hacer", cuenta la escritora francesa que está "encantada" con la traducción a nuestro idioma de la primera entrega de su serie policiaca.

"Lo que más me interesa de esta versión es que por primera vez se traduce esta novela a una lengua latina, una lengua más cercana a la cultura francesa", revela la autora que habla, en esta ocasión, "de una verdadera traducción no de adaptación", al igual que ocurrirá próximamente con la edición del libro en italiano.

Sea cual sea el idioma, El pasadizo del Deseo presenta a una extraña pero convincente pareja de detectives. Durante esta aventura, la arrojada americana Ingrid Diesel y la desencantada ex comisaria Lola Jost se conformarán como un bien avenido dúo de investigación que se enfrentan a la resolución del extraño asesinato de una joven que vive en el Pasadizo del Deseo, un callejón que "de verdad existe en París" pero sobre el que la escritora se inspiró "antes de visitarlo". "Lo que me sedujo fue el nombre pues me permitía jugar con el doble sentido del concepto de deseo que tiene mucho que ver con el crimen y con el ansia de las protagonistas de encontrar su sitio", confiesa Sylvain.

Para la escritora, la primera parte de esta serie de intriga también supuso "una mayor implicación" con sus personajes. "Me he dividido en dos y en cada una hay parte de mí. Esto no es muy corriente en mí porque no me gusta la autoficción y, además, los personajes siempre acaban siendo un mosaico de diferentes personas y experiencias de tu alrededor".

Por ello, Sylvain opta por un enfoque fraccionado, que construye dotando a cada capítulo de un narrador diferente. "Son diferentes personajes los que hablan. Así el lector puede conocer un poco más de ellos y profundizar en su psicología", dice.

Y, sobre todos, por encima, alrededor y dentro de ellos: París. París como marco envolvente y discreto. La capital francesa se convierte en una protagonista más de la novela. No en vano, la autora confiesa que, para ella, "las ciudades en las que ambiento mis novelas son muy importante para mí". Así, en su primer libro, Baka!, "Tokio, donde viví tres años, es otro punto central de la trama".

El humor, la intriga pero, sobre todo, la actualidad, preña las páginas de El pasadizo del deseo. "Me apasiona mi tiempo, la actualidad y me parece esencial que mis tramas y personajes estén en contacto con circunstancias reales", afirma la escritora que no se olvida del conflicto palestino-israelí, las bandas organizadas y la inmigración para tratarlos con una sensibilidad y agudeza que, raramente, se encuentran en una novela.

Sylvain no se considera rara avis en el género. Entiende que tradicionalmente en Europa son pocas las mujeres que cultivan la novela negra pero "en los últimos diez años el panorama está cambiando y estamos recuperando el tiempo perdido".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios