El musical 'El Diario de Ana Frank' llega a Madrid

  • Dos horas y media de espectáculo para el que se han compuesto 22 canciones que interpretan una veintena de artistas con un presupuesto de tres millones de euros

El espíritu más optimista, imaginativo y tolerante de Ana Frank, que permaneció escondida de las tropas nazis durante dos años mientras escribía sus sentimientos en un diario, inspira el musical El Diario de Ana Frank. Un canto a la vida, que se estrenó mundialmente en Madrid el pasado 28 de febrero.

Tras diez años de trabajo y una vez obtenido el difícil beneplácito de la Fundación de Ana Frank, que administra su casa-museo de Amsterdam y que se encarga de preservar los valores de respeto a los derechos humanos que Ana representa, se pone en marcha este musical, no exento de cierta polémica en cuanto a convertir en espectáculo el dramático suceso histórico. Juan Parra, responsable de la misma en España ha sido quien ha garantizado que la obra cumple con los requisitos históricos y humanos que representó la joven Ana Frank y señaló que desde el principio "se ha controlado al cien por cien todo el contenido y se le ha dado al proyecto un enfoque pedagógico", aclaró Parra.

Se trata pues del primer intento de llevar a escena "la magia esperanzadora" de su diario, para lo que su incansable impulsor, Rafael Alvero, ha contado con el apoyo del director Daniel García Chávez, del compositor José Luis Tierno y de un interesante elenco de más de 20 artistas, encabezado por la cubana de 13 años Isabella Castillo en el papel de la protagonista, Ana Frank, y Patricia Arizmendi que da cuerpo a Kitty (el libro de Ana Frank), en una producción íntegramente española.

"Cuando pensé en llevarla al escenario, enseguida imaginé la música como mejor vehículo para transmitir sentimientos", explicó Rafael Alvero en Madrid, para añadir que no será una obra triste y que no hay nada en este musical que no esté inspirado en el diario, algo de lo que ha estado muy pendiente Juan Parra, "nos plantearon el proyecto hace años y fuimos controlando cuidadosamente el desarrollo", explicó Parra, cuya Fundación, sin ánimo de lucro y políticamente independiente, no permitía ninguna adaptación desde el filme de George Stevens en 1959, e incluso rechazó colaborar con Steven Spielberg cuando éste les propuso en los noventa rodar una serie sobre la vida de la niña.

Sin embargo, sí se incorporan pequeñas novedades para dar la carga dramática al texto escrito, como dotar de vida al diario a través del personaje de Kitty, que interpreta Patricia Arizmendi, y que representa "todo eso que Ana quería ser y hacer y no podía".

"Este musical ensalza los valores de la tolerancia y los derechos humanos y se hace de manera muy especial a través de la música, compuesta por José Luis Tierno", señaló Rafael Alvero quien añadió que, en ningún caso, se ha entrado en consideraciones de tipo político o religioso.

"Se trata de un homenaje a una joven vitalista e imaginativa que ha sido icono de varias generaciones y lo hacemos desde una nueva mirada a Ana Frank, abundando en el lado más amable y emotivo de esa edad comprendida entre los 13 y los 15 años. Hemos querido equilibrar la parte dramática de la obra con la evasión de la mente de una niña", aclaró

Isabella Castillo, que tiene la misma edad que Ana cuando comenzó a escribir en su diario de cuadros rojos y que ha confesado tener también uno, asegura que supone "un honor" representar a "alguien con tanta valentía". La actriz se ha preparado leyendo el diario, viendo películas y recopilando información sobre el Holocausto.

Con un presupuesto de tres millones de euros, El Diario de Ana Frank. Un canto a la vida estará en Madrid "el tiempo que desee el público" según han afirmado sus productores. El espectáculo viajará posteriormente a otras ciudades españolas y extranjeras.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios