Las mujeres brillan en una gala de redención

  • Frances McDormand puso en pie a todas las nominadas

Las mujeres y las proclamas feministas brillaron en unos Oscar sin grandes sorpresas que sirvieron a Hollywood para redimirse por los incontables escándalos sexuales y olvidar el bochornoso error del año pasado, cuando La La Land fue declarada ganadora del Oscar a mejor película pese a que, en realidad, Moonlight era la vencedora. Entretenida, pero sin ser muy divertida, y política, aunque sin potentes discursos, esta 90 edición tuvo un palmarés previsible y cedió su foco a las mujeres, después de que movimientos como Me Too (Yo también) o Time's Up (Se acabó el tiempo) hayan gritado contra el machismo. Frances McDormand, Oscar a la mejor actriz por Tres anuncios en las afueras, dejó uno de los momentos más emocionantes de la noche al pedir a todas las mujeres nominadas al Oscar que se pusieran en pie. "Todas tenemos historias que contar y proyectos que necesitan financiación. Pero no nos habléis (de eso) en las fiestas de esta noche. Invitadnos a vuestras oficinas en un par de días o podéis venir a las nuestras, lo que prefiráis", dijo en el discurso más ovacionado de la velada.

Cuatro estrellas femeninas -Jane Fonda, Helen Mirren, Jennifer Lawrence y Jodie Foster- presentaron los premios a mejor actor y mejor actriz. Lo habitual es que el Oscar a mejor actor entregue al año siguiente el de mejor actriz, pero Casey Affleck, triunfador en 2017 por Manchester frente al mar, renunció ante las protestas por un antiguo caso de acoso. "Es un nuevo día en Hollywood con desafíos para todos nosotras, pero nadie olvidará jamás aquellas que vinieron antes que nosotras, que abrieron camino para mi generación y quienes vengan detrás", dijo Lawrence.

Emma Stone, que entregó el Oscar a mejor director para Guillermo del Toro, elogió en su presentación a la única mujer nominada: "Estos cuatro hombres y Greta Gerwig crearon obras maestras este año". Además, Salma Hayek, Ashley Judd y Annabella Sciorra, tres víctimas de acoso sexual por parte de Harvey Weinstein, reivindicaron el Me Too. "Los cambios que estamos viendo están dirigidos por nuevas voces poderosas, voces diferentes. Unirnos es un coro maravilloso para decir que el tiempo (de los abusos) se ha acabado", dijo Sciorra.

Jimmy Kimmel, que regresaba como maestro de ceremonias, aprovechó su felicitación a Del Toro y La forma del agua para abordar los escándalos sexuales. "Gracias a Guillermo recordaremos siempre este año como el año en el que los hombres la cagaron tanto que las mujeres empezaron a salir con peces", señaló. "El mundo nos está mirando. Tenemos que dar ejemplo", añadió Kimmel, en tono más serio, al sostener que Me Too y Time's Up están consiguiendo "un cambio positivo". Y el respeto a los inmigrantes fue otro tema central. "A todos los dreamers (soñadores) ahí fuera, estamos con vosotros", afirmaron Lupita Nyong'o, actriz keniata nacida en México, y Kumail Nanjiani, originario de Paquistán, como muestra de apoyo a los dreamers, los cientos de miles de jóvenes indocumentados que llegaron a Estados Unidos de niños y dependen de la protección del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios