Una muestra de que el cine italiano también existe

  • Campus Cinema Alcances proyecta la aclamada 'Mi hermano es hijo único'

El cine italiano era indispensable décadas atrás en toda cartelera que se preciara, tanto en lo más alto -Federico Fellini, Luchino Visconti, etcétera- hasta en los subgéneros como los spaghetti Western o las películas de forzudos. El sistema internacional de distribución lo ha barrido de la salas salvo en escasas excepciones, pero sigue bien vivo.

Una buena prueba es Danielle Luchetti, que aunque lleva veinte años dirigiendo ha tenido que esperar a Mi hermano es hijo único para poder estrenar en España, a lo que habrá ayudado su victoria en el Festival de Cine Europeo de Sevilla.

Además, el film se presentó en Cannes y obtuvo varios premios David de Donatello, el equivalente a los Goyas en el país italiano.

Mi hermano es hijo único adapta una novela de Antonio Pennacchi y el título homenajea a su vez a una canción de Rino Gaetano.

Se trata de una historia que repasa quince años de Italia a través de la figura de dos conflictivos hermanos. En concreto, las décadas de los sesenta y los setenta, un tiempo de agitación social con el fondo del terrorismo de las Brigadas Rojas.

Uno de los protagonistas es un sujeto bastante volcánico, que todo lo resuelve con mucha agresividad. Su hermano es más razonable y simpático, pero en realidad bajo su superficie también tiene sus problemas. Les separa la política y el amor.

El primero acaba encontrando acomodo a su naturaleza violenta en un partido neofascista mientras que el segundo desarrolla su faceta liberal. Ambos se enamoran de la misma mujer. A pesar de todo lo que les aleja, y de las discusiones que tienen por ello, siempre saben que, al fin y al cabo, son de la misma sangre.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios