El misterio de lo hermoso

Rafael Ramírez Escoto es uno de los mejores poetas gaditanos contemporáneos, aunque aún no tan conocido por el gran público porque no se caracteriza por estar vendiéndose como tantos otros escritores suelen hacer. Su patria es la literatura y su bandera, la excelencia. Retengan su nombre, si es que no lo han hecho ya, porque hay que situarlo de inmediato en el lugar que le corresponde dentro de su generación. Y no solo como poeta, sino también como narrador, pues sus libros de relatos Panik Zirkus y La casa del caos (ambos en la colección Calembé) son dos auténticas joyitas.

Desde Moaré o Tóxico, pasando por Trovar Clus o Praias Desertas, la poesía de Ramírez Escoto crece en cada nueva entrega. Su último poemario, Ziggurat, es un libro extraordinariamente hermoso, comunicativo, emocionante a veces, con el que consigue en todo momento estimular la imaginación poética del lector y donde es difícil hallar elementos formales gratuitos.

Ziggurat se compone de veintidós poemas que reproducen una estructura cerrada que responde a la de los arcanos mayores del Tarot, donde lo esotérico y también lo social se dan la mano con inteligencia y siempre en estrecha relación con la vida. Imposible resumir aquí toda la riqueza de su significado debido a sus numerosas referencias, lo que permite hacerse una idea de la envergadura de esta obra y de la amplitud de sus registros; véase como ejemplo excelente de ello el poema 'Baby from the Stars'.

El equilibrio entre lo que Ramírez Escoto quiere decirnos y el instrumento elegido para hacerlo es indudable. Y aquí reside su valor. Ya sentenciaba Charles Baudelaire hace mucho tiempo que "no hay mayor honor para un poeta que cumplir exactamente lo que ha proyectado hacer".

Asómese el lector a Ziggurat y verá cuánta sugerencia, cuánto misterio, pueden esconderse en estas páginas. El misterio que no suele faltar en los posos de toda poesía de calidad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios