Dos minutos de pregón repletos de "armonía, vida, paz y libertad"

  • Zoé Valdés protagonizó ayer la inauguración más corta de la historia de la Feria del Libro de Cádz. La escritora cubana cantó dos estrofas creadas por ella y animó al perplejo público que fue a escucharla a que fuera a comprar libros

Comentarios 9

La escritora cubana Zoé Valdés protagonizó ayer el pregón más breve de la historia de la Feria del Libro de Cádiz: una par de estrofas con aires de rumba-habanera coronadas por un estribillo alusivo a la celebración del bicentenario de la Constitución de 1812.

Primero, por supuesto, llegaron las presentaciones de rigor con toda la solemnidad y los buenos propósitos que son ya clásicos en este tipo de actos.

La alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, fue la encargada de dar la bienvenida a ese "centinela y guardián con las casamatas repletas de libros" que es ya el enclave tradicional de la Feria. Animó a los gaditanos a leer y agradeció a todas las administraciones participantes en la organización su esfuerzo para conseguir un objetivo que calificó común a todos: "difundir el amor a los libros y a la lectura", una actividad "importantísima para el desarrollo personal", sobre todo"de los más pequeños".

La alcaldesa aseguró que Cádiz se está preparando intensamente para ser en 2012 "un referente cultural en todos los ámbitos", animó a todos a "traer a sus amigos del mundo de la cultura" y adelantó una invitación a Zoé Valdés para esa fecha.

Por su parte, la delegada provincial de la Consejería de Cultura, Dolores Caballero, recogió el testigo de la alcaldesa y abundó en ese objetivo común de conseguir aumentar el número de lectores. La delegada de Cultura reconoció que los "amante de la lectura" encuentran en la Feria "ese lugar mágico" y ese "momento único" en el que es posible "el contacto con los autores".

El presidente de los Libreros, Pepe Jaime, saludo discretamente a los presentes para no restar protagonismo a la pregonera.

Y luego la presentadora del acto, la periodista Maika Marín, que elogió la vida y la obra de la pregonera a la que calificó como una escritora "impulsiva y pasional" y como una mujer "comprometida, admirada y también vilipendiada".

Marín repasó la amplia y variada obra de Valdés , una obra "intensa, como su vida" y "llena de mujeres que son las mujeres de su vida".

Marín aludió al "dulce acento" de Zoé Valdés, "que tanto emociona" esta orilla del Atlántico y bromeó con la tremenda elocuencia de una mujer "a la que es difícil hacer callar".

Por último, el momento que todos esperaban: el pregón de Zoé Valdés, que se había desplazado expresamente de París.

La pregonera comenzó advirtiendo a la organización que "no sabía lo que hacía invitando a una cubana a dar un pregón" y anunció que iba a cantar, pese a que le habían comentado que no lo hiciera, un pregón de "armonía, vida, paz y libertad, porque los libros son eso: libertad".

Y cantó su pregón, que reproducimos íntegramente y tras el cual se despidió invitando a los presentes a comprar libros.

"Ay Cádiz que dulce eres,/con tus ojitos soleados/que me recuerdas a mi Habana/con sus besitos robados./Galeona de ojos serenos/es la Virgen del Rosario,/y mi Virgen de ojos negros me está esperando en mi barrio.

En el bicentenario de la Constitución yo te abrazo gaditana y te invitaré a celebrarlo un día contigo en la Habana".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios