Diez mil volúmenes en una biblioteca restaurada en el año 2005

  • La sede del Centro de Estudios Constitucionales, un espacio para la lectura y la investigación

Comentarios 1

Hace casi cuatro años que este periódico dedicó dos páginas a la reapertura al público de la biblioteca del Casino Gaditano, después de que la sala fuera objeto de una pulcra restauración que recuperó para el edificio, y también para la ciudad, una biblioteca que esconde entre sus vitrinas y galerías alrededor de 10.000 volúmenes, más de 700.000 páginas que convertía a este fondo cultural, como señalaba en su información la periodista Ana R. Tenorio, en "un tesoro bibliográfico". Sin duda.

Fue entonces cuando también se abrió al público la posibilidad de consultar a través de internet, en versión facsímil, la Biblioteca Virtual Constitución 1812. Seis ordenadores permiten conectarse a internet en la sala y poder consultar su base de datos. Y es que si por algo cobrará valor en los próximos años esta donación es porque la biblioteca posee unos fondos únicos de las distintas Cortes españolas hasta 1932, en la Segunda República. Y, por supuesto, desde 1812.

La colección relacionada con la Constitución gaditana incluye el Diario de Sesiones de las Cortes, que arranca con las actas de las Cortes de Castilla de 1563, prosigue con las actas de Diputación General de Españoles de Bayona de 1808 y cuenta con los Diarios de Sesiones de Cortes desde 1810 a 1911, así como la Colección Legislativa de España desde 1814 hasta 1932.

La biblioteca guarda también en sus armarios una jugosa colección de libros de variada temática: literatura, geografía, viajes o ciencias. El volumen más antiguo data de 1711. Se trata de El olimpo del sabio, una selección de máximas y morales escritas por el padre Francisco Garau. Pero, además, se pueden encontrar las Obras completas de Rosseau, de 1839, y de Voltaire, de 1885.

Todo esto, y muchísimo más, encontró acomodo adecuado en la 'nueva' biblioteca que surgió tras la rehabilitación de la sala, realizada por Javier Guillén de Troya y Rosario Casas Benítez con el asesoramiento del arquitecto y miembro de la junta directiva del Casino Carlos Delgado. La restauración concluyó en 2005.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios