"No mezclo cualquier cosa, lo hago con dignidad y modesta elegancia"

  • Macaco comparte cartel esta noche con Ojos de Brujo y Tucara en el festival 'Barbate Natural', una iniciativa que aboga por el mestizaje musical y el disfrute respetuoso con el medio ambiente

Comentarios 1

Dani Macaco apuesta por la "fusión sin confusión". La intercultural formación que lidera lleva investigando en diferentes mundos musicales desde la aparición de su primer trabajo allá por 1999 hasta su más reciente creación discográfica, Tiempo presente. Número uno en España con la architarareada Moving, la inquietud le empuja a seguir viajando y afirma hacer lo que le apetece.

-¿Qué es el mestizaje?

-El mestizaje siempre ha existido. La música viene de las mezclas y yo apuesto por la fusión sin confusión, por sintetizar sonidos cuyo resultado se pueda escuchar. John Lennon decía que para hacer la revolución sólo hace falta una canción.

-¿En la música está todo inventado o aún hay lugar para las etiquetas?

-Las etiquetas vienen bien a los periodistas para clasificar, pero terminan siendo efímeras, falsas. Sucede cuando la mezcla de colores no tiene la suficiente profundidad para determinar un estilo. Prefiero la mezcla con gracia de la melodía y la armonía. Me conformo con hacer canciones que lleguen a la gente.

-Cuando el éxito se bebe sorbo a sorbo ¿se tiene un mayor control de la propia carrera musical?

-Creo que sí. Tomarlo a sorbitos hace que siente bien. Caminas los pasos con naturalidad y con el paso de los años se reconoce el éxito. Somos número uno en España con una canción (Moving) que nació con intenciones modestas, sin ser una canción estereotipo de radiofórmula. Al final se ha convertido en la canción del verano, ha hecho historia. Nunca he hecho un tema que vaya a sonar sino que me guste. En la música intento jugar al descarte, poner cosas para después sacarlas y que no se pierda la esencia.

-Hace unos años permanecía 'Ingravitto' y ahora su grito de guerra se llama 'Moving' (moviéndose). ¿Ha conseguido ya pisar el suelo de su éxito?

-Mi camino musical está entrelazado con lo personal. Siempre he tenido los pies en la tierra y no pido grandes cosas. El camino ha sido difícil, me ha costado pero hay que mirar para delante y disfrutar de cada paso.

-¿Cómo es el público que escucha a Macaco?

-Soy un privilegiado. El público que nos sigue es el más abierto que te puedas imaginar y poca gente puede permitirse eso. A los concierto van desde niños hasta gente de 50 años, jóvenes con rastas, otros con gorras hiphoperas, señores con traje de chaqueta, mujeres embarazadas, ... Es lo mejor que te puede pasar en la vida musical.

-Destaca por numerosas colaboraciones con músicos de todo el mundo, y además tiene tiempo para ser solidario y hacer canciones. ¿Sufre el síndrome de Leonardo Da Vinci?

-No, intento terminar las cosas que empiezo. El otro día me acordaba de un gran escritor alemán que nunca estaba satisfecho con lo que escribía. Lo mío es más popular. Sé poner el punto y final a mis canciones. La canción es como una mujer, mola que se vea la belleza sin demasiado decorado, sin demasiado maquillaje.

-Chambao actuó en Cádiz el pasado fin de semana, y esta noche comparte cartel en Barbate con Ojos de Brujo y Tucara. ¿Son ustedes los adalides de la fusión musical?

-No creo, la fusión se lleva haciendo desde hace mucho. La Mari de Chambao es una buena amiga, y una artista auténtica, de verdad. Ojos de Brujo y Macaco siguieron caminos diferentes y no tenemos nada que ver musicalmente. En estos grupos sí que hay algunas similitudes pero no es un movimiento. En este país ha habido grandes fusiones, como por ejemplo Pata Negra y la mezcla natural de blues y flamenco. Radio Futura y El último de la fila también mezclaban. Al final lo importante son las canciones.

-Haga un diagnóstico de la música española actual.

-Hay cosas que son interesantes y que molan mucho, pero se les tendría que dar más bola en las radios a formaciones que no son el estereotipo de las radiofórmulas. Si la música te pone, puede tener éxito. Los hits del repertorio de Macaco han funcionado por el boca-oído.

-¿Se puede mezclar todo o hay terrenos vedados?.

-Yo no mezclo cualquier cosa. No tengo ni idea de muchos de los estilos en los que dicen que estoy metido. Lo hago con dignidad y modesta elegancia. El resultado depende de la cantidad que pones y de cómo lo pones. En el mundo de las sensaciones, todo consiste en medir las medidas.

-Su disco se llama 'Tiempo presente'. ¿Hacia dónde camina su futuro?

-Ahora mismo voy en furgoneta de Madrid y Zaragoza. Estamos de gira por España y después vamos a Europa. También hay una propuesta muy apetecible por América y estoy preparando otros proyectos por el camino.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios