Última hora Trasmediterránea anuncia la salida del ferry para esta tarde. Cerca de un centenar de personas, atrapadas en el puerto

Cuando la magia se puede leer

  • El éxito logrado por 'El señor de los anillos' de Tolkien ha provocado la irrupción en el mercado de títulos que hasta la fecha eran desconocidos y que ahora habitan con naturalidad la lista de los más vendidos

Hay mundos y mundos. Reinos tangibles, dominados por el tedio y la dura realidad, y otros mágicos, inexplicables para algunas mentes pero fascinantes para otras. Eso que muchos han dado en llamar literatura fantástica ha dejado de ser terreno exclusivo de adolescentes atiborrados a videojuegos para introducirse con vigor en otros ámbitos.

Desde que J.R.R. Tolkien, el Obi Wan Quenobi de este género literario, construyó a golpe de imaginación el irrepetible universo de la Tierra Media, son muchos los que se han dejado seducir por el reto de construir un nuevo mundo. La trilogía de El señor de los Anillos, llevada al cine por el neozelandés Peter Jackson con un espectacular éxito de crítica y taquilla, ha puesto en boga obras escritas hace años y que algunos estudios han pretendido convertir en alternativas al poder de los hobbits, Gandalf o Harry Potter, el niño mago que ha hecho ganar ingentes cantidades de millones a su autora, J.K. Rowling y a la Warner Bros., que tiene sus derechos en la gran pantalla.

La última fantasía que ha traspasado la barrera del papel ha sido la trilogía de Philip Pullman La materia oscura, cuyo primer libro, Luces del norte, se estrenó bajo el nombre de La brújula dorada con dudoso éxito de público, pese a contar con el respaldo de actores tan contrastados como Nicole Kidman o Daniel Craig, el nuevo Agente 007. Ambientada en Oxford, la cuna de Tolkien o C.S. Lewis, padre de Las Crónicas de Narnia, y con una raíz tan británica como el Hogwarts de Potter, el primer libro de la trilogía describe el viaje de Lyra Belacqua, una huérfana de once años, que se encuentra bajo la tutela del Jordan College, en Oxford, al Polo Norte, donde se encontrará con clanes de brujas y osos. El libro, cuya primera edición se editó en 1995, no se ha convertido en un superventas porque, a diferencia de Potter o El señor de los anillos, su paso por los cines no ha respondido a las expectativas, tanto es así, que la productora New Line se está pensando muy seriamente si suspender el rodaje de las dos obras restantes. No obstante, su calidad literaria es notable y la ambición de su autor se vislumbra desde el arranque.

Otro de los libros que más curiosidad está despertando últimamente entre los jóvenes de espíritu es El castillo ambulante, una encantadora travesura infantil creada por Diana Wynne Jone (Londres, 1934), transgresora alumna de Tolkien y C.S. Lewis que aún es prácticamente una desconocida en España. En este novela, publicada recientemente por la editorial Berenice, se mezclan un castillo muy particular, un espantapájaros que recuerda al célebre del Mago de Oz de L. Frank Baum, un mago resfriado y una niña anciana.

Hablando de literatura fantástica es imposible olvidarse de La historia interminable, un relato del alemán Michael Ende que en los inicios de los 80 se convirtió en un boom internacional. Con reminiscencias de Tolkien, el germano apuesta por un argumento trepidante, donde nada es lo que parece y en el que el amor por el medio ambiente, en forma de la selva Perelín, está muy presente.

El Eragon de Paolini también gustará a los amantes del género fantástico-aventurero.

A veces basta con abrir uno de estos libros para entrar en un mundo mágico y lejano. Es pura aventura. ¿Por qué no atreverse?

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios