Conflicto Aragón-Cataluña

Las obras de Sijena llegan a Aragón tras salir de Lérida entre protestas

  • Sólo 43 obras de las 44 reclamadas han sido trasladadas, una de ellas no ha sido localizada.

  • Los independentistas piden derrotar el "tripartito del 155" tras "expolio"

Comentarios 10

Las obras del Monasterio de Sijena que se encontraban en el Museo Diocesano de Lérida, en litigio entre Cataluña y Aragón desde hace dos décadas, han llegado a Villanueva de Sijena entre vítores de sus vecinos, tras salir de la capital ilerdense en medio de protestas y duras críticas de los partidos soberanistas en plena campaña electoral.

En el camión que ha abandonado el Museo de Lérida faltaba uno de los 44 bienes reclamados por la Justicia, un lienzo del siglo XVIII cuyo paradero se desconoce.

El operativo para el retorno de las piezas comenzó pasada la medianoche, aunque no fue hasta las 4:00 de la madrugada cuando los técnicos del Gobierno de Aragón, acompañados por un letrado de la institución, accedían al Museo Diocesano de Lérida, en donde esperaban el director del centro y el equipo de conservadores.

Estos fueron indicando a sus colegas aragoneses dónde se encontraba cada uno de los bienes, tras lo que se procedió al embalaje y precinto de los mismos.

Mientras, en el exterior del museo, iba aumentando el número de manifestantes contrarios a la decisión. Entre ellos, cargos de la CUP o el diputado nacional de ERC Joan Tardá. El alcalde de Lérida, Ángel Ros, ha recurrido ante el Ministerio de Cultura la orden de devolución.

Los Mossos desplegaron una decena de furgones e hicieron un cinturón de seguridad alrededor del museo, pese a lo cual no han podido evitar momentos de tensión con las cerca de 500 personas que han llegado a congregarse para protestar entre gritos de "humillación" o "expolio".

El delegado de Cultura de la Generalitat en Lérida, Josep Borrell, ha advertido que "el traslado les puede pasar factura", porque "hay servicios que presta Cataluña de forma generosa, como el servicio sanitario, que después de esto" puede ponerse en cuestión.

El camión con las piezas han sido recibidos en el Monasterio de Villanueva de Sijena por la consejera de Educación, Cultura y Deporte del Ejecutivo, Mayte Pérez, y por el alcalde del municipio, Ildefonso Salillas.

También ha llegado con la delegación del Gobierno aragonés el director general de Cultura y Patrimonio, Nacho Escuín, quien ha lamentado que al final hayan regresado al Monasterio de Villanueva de Sijena 43 de los 44 bienes, ya que uno de ellos "no ha podido ser localizado" y el personal del Museo Diocesano de Lérida no sabía tampoco su paradero.

Escuín, además, ha denunciado que algunos de los lienzos que han regresado a Sijena se encuentran "muy afectados", hasta el punto de que se antoja "complicada" su recuperación.

El presidente aragonés, Javier Lambán, ha anunciado que viajará hasta Villanueva de Sijena para comprobar el estado de las obras. En cuanto acabe la visita, comenzará un largo proceso de descripción y estudio de las obras y, si es menester, de restauración.

Todo ello encaminado a hacer del monasterio un espacio de exposición en el que disfrutar de la "joya" que en términos históricos y artísticos son estos bienes, para lo que el Gobierno de Aragón ha invertido 500.000 euros y para lo que tiene previsto invertir más, ha avanzado la consejera de Educación.

El soberanismo denuncia el "expolio"

Las fuerzas independentistas piden derrotar en las urnas al que definen como "el tripartito del 155", en alusión a Ciudadanos, el PSC y el PPC, a los que acusan de permitir un "expolio cultural" con el traslado de las obras de Sijena en plena aplicación del artículo 155 de la Constitución.

La jornada de campaña electoral se ha visto condicionada por el polémico traslado. Desde Bruselas, el presidente de la Generalitat cesado, Carles Puigdemont, ha denunciado que "el expolio de las obras de Sijena se ha hecho con los votos y la aquiescencia del PSC, que ha bajado la cabeza ante los intereses de Madrid".

Puigdemont, número uno de la candidatura de Junts per Catalunya en las elecciones del 21-D, ha advertido de que puede haber más casos como este, porque "los candidatos del régimen del 155 -ha dicho- bajarán la cabeza y abrirán las puertas de noche para que se lleven los intereses de los catalanes".

El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, ha considerado una "verdadera vergüenza" el traslado de los bienes de Sijena "aprovechando que el gobierno de Cataluña está intervenido" y ha alertado de que esto es "lo que pasará si las fuerzas que dan apoyo al 155 acaban gobernando este país".

Por su parte, después de avalar este domingo la vía unilateral a la independencia como plan B si el Estado rechaza dialogar tras el 21-D, la secretaria general de ERC, Marta Rovira, ha precisado que su partido "no renuncia al diálogo y a la negociación" con el Gobierno, "pero tampoco a defender los derechos y los intereses de los ciudadanos de Cataluña".

A Rovira, así como al ex presidente catalán Artur Mas, Marta Pascal (PDeCAT) y Anna Gabriel (CUP), apunta el juez del Supremo Pablo Llarena como integrantes del comité estratégico en el que se apoyó el proceso independentista. El magistrado ha solicitado nuevas diligencias y, una vez conozca los resultados, estudiará su posible imputación en la causa abierta en el alto tribunal.

La candidata de Ciudadanos a la presidencia de la Generalitat, Inés Arrimadas, ha criticado que la Generalitat se decantase por la "confrontación" con otras administraciones sobre los bienes de Sijena en lugar de buscar convenios de colaboración, y ha señalado que "como demócratas, no podemos oponernos a que se cumplan las resoluciones".

Arrimadas ha afirmado además que el voto a Ciudadanos supone acabar con el proceso soberanista y con la "necesidad" de aplicar el 155, puesto que habría un gobierno "respetuoso con la legalidad".

El cabeza de lista del PSC, Miquel Iceta, ha tildado de "error" el traslado de las obras de arte de Sijena sin una resolución judicial "definitiva", pero lo ha desvinculado del artículo 155.

Iceta se ha reunido con el ex primer ministro francés Manuel Valls en el despacho del líder socialista en Barcelona, encuentro en el que, el político galo le ha expresado su "apoyo" pese a que tiene previsto participar el sábado en un acto de Ciudadanos.

El candidato de los comunes a la presidencia de la Generalitat, Xavier Domènech, ha dicho que tras el 21-D Puigdemont "no puede seguir siendo presidente" y se ha ofrecido como "fuerza de gobierno" que tendería la mano a ERC y PSC si abandonasen, respectivamente, la unilateralidad y el apoyo al 155.

El cabeza de lista del PPC en las elecciones del 21-D, Xavier García Albiol, ha asegurado que no le gusta la decisión de trasladar los bienes de Sijena, pero ha recordado que es una orden judicial y hay que acatarla.

García Albiol se ha visto arropado hoy por Soraya Sáenz de Santamaría, con quien ha compartido un encuentro en Barcelona con una veintena de representantes del sector de la restauración, el turismo y el comercio, ante quienes la vicepresidenta del Gobierno ha anunciado un plan interministerial para "relanzar la marca Barcelona", después del daño "agudo" causado a su juicio por el proceso soberanista.

Por su lado, el número cinco de la lista de la CUP por Barcelona, Jordi Salvia, ha dicho que la actuación del Estado en relación a las obras de Sijena es un ejemplo de que Cataluña está bajo una "administración golpista" y que por ello es necesario "derrotarla" el 21-D y "expulsarla" de la administración catalana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios