EL ESCAPARATE

"La literatura es una forma de aguantar el peso de muchas injusticias"

  • Jorge Andreu es un estudiante de filología hispánica que cuenta en su haber con importantes premios de poesía.

Comentarios 1

Sobre literatura mucho se habla pero poco se innova. Una y otra vez caemos en recurrir a los mismos autores, bien por ser considerados 'clásicos' o bien porque sea el escritor de moda en el momento. Pocas veces prestamos atención a esos que están intentando asomar su pluma en el apasionante mundo de la literatura. Hay muchos jóvenes que se mueven como pez en el agua en el mundo de la poesía, de la narrativa, etc. Uno de ellos es el gaditano afincado en Puerto Real Jorge Andreu.

Este joven estudiante de quinto de Filología Hispánica, que tiene por segunda casa el café-librería La Clandestina, tiene en su haber algunos premios de poesía tales como el primer premio María Agustina de Lorca por la obra 100 versos de amor (que verá la luz en próximos años junto con el resto de ganadores del galardón) o ser finalista en el Miguel Gutiérrez García del Liceo Poético de Benidorm por su soneto El beso. También ha participado en varios seminarios y congresos como ponente.

Jorge Andreu confiesa que su formación fue "antes musical que literaria porque empiezo a tocar el piano a los 11 o 12 años. Comienzo solo a tocar el piano, a escuchar música clásica a partir de la última sonata de piano de Beethoven y me interesé por el instrumento. Aprendí por mi cuenta bastante y me presenté al conservatorio. Ingresé en él y recorrí los seis años de grado profesional". Por ello la música "está presente en mi obra literaria de muchas formas posibles".

La música es también quien le abre las puertas al mundo de la literatura. "El principio de mi escritura es Joaquín Sabina. Empecé a escuchar sus canciones y me di cuenta de que Nos sobran los motivos empezaba con una forma poética que yo no conocía, era un soneto" declara Andreu.

A partir de ahí, el soneto se convierte en su medio favorito y comienza a manejarlo con un virtuosismo que le lleva a conseguir un premio por su soneto El beso, un poema "basado en la escultura homónima de Rodin donde yo plasmaba el tema de la descripción de la cara de una mujer, yo avanzaba hasta que termina con "y llego lentamente hasta tu boca" como cierre del poema".

Sobre sus referentes dentro de la literatura, actividad a la que dedica mayor tiempo, a pesar de no abandonar la música, declara que "en poesía me he dado cuenta de que José Hierro es mi maestro indiscutible, que es lo que yo estaba buscando. También Ángel González. Bécquer también porque me parece que es uno de los grandes poetas. Los miembros de la generación del 27 lo consideraban el maestro de la poesía contemporánea y aunque muchos lo consideren un poco cursi, me parece que tiene una estética romántica pero que pega mucho con muchas cosas de la actualidad. También poesía de los actuales, de los que escriben poesía sin rima pero bien hecha". En el terreno del relato, confiesa que ha bebido de "Poe, de Cortázar, de Bolaño, muchísimo de Nieves Vázquez, Borges, etc.", en novela "Luis Landero, Thomas Mann, Marcel Proust, Hermann Hesse o León Tolstói, uno de los mejores novelistas de la historia".

Jorge Andreu confiesa que para él "la literatura es una forma de aguantar el peso de las injusticias".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios