La libertad es 'Trimilenaria'

  • El gaditano rinde homenaje al cante de Cádiz en su primer disco, una producción que saca adelante en asociación con la Plataforma para Autores y Ejecutantes

A su manera. Como aprendió en unas calles que mueren en la arena de la playa. Con compás. Con respeto. Bebiendo, a sorbitos, de las fuentes cantaoras, de los aires osados que susurran Pepa. A su manera. Con libertad. David Palomar canta a Cádiz y por Cádiz en su primer compacto, de bella factura y de bello nombre, Trimilenaria. "Es el primer disco que cualquier cantante quisiera hacer", se congratula, con toda razón, el joven gaditano que produce este trabajo en asociación con la PAE (Plataforma de Autores y Ejecutantes). Lo dicho. Con libertad.

"Para mí es una vuelta a mi tierra, Cádiz -cuenta el cantaor que vive en Sevilla desde hace cinco años-, es un trabajo que me ha hecho sentir muy bien porque no sé qué nos ocurre a los gaditanos pero dependemos mucho de lo que se respira aquí".

Con Trimilenaria, Palomar emprende un recorrido-homenaje por el buen hacer de Cádiz, Jerez y los Puertos . Un viaje que lleva preparando "desde hace dos años" y que, por fin, sale a la luz en una autoproducción para la que el artista se ha asociado con la PAE. "Desde mi experiencia, tengo que decir que es muy complicado sacar un disco adelante por primera vez porque las discográficas no suelen hacerte caso tal y como está el mercado y aún es más difícil cuando se trata de flamenco", acierta.

Pero el intérprete, galardonado en 2007 con dos premios nacionales en el Concurso Nacional de Córdoba, Premio Manolo Caracol y Premio Camarón, descubre la cara de la moneda. "Eso sí, he expresado todo lo que yo llevaba dentro y, aunque el trabajo ha sido muy duro porque me he tragado labores de producción, dirección y realización, estoy muy satisfecho", revela ilusionado.

Una ilusión que es palpable en la conversación y que transmite, sin tapujos, en Trimilenaria. "Yo buscaba un sabor que sólo se puede sentir de una manera. Así que casi todo el disco está grabado en directo, con voz y guitarra, aunque hay un par de temas que fueron por pistas", relata Palomar sobre un disco grabado en El Puerto, en los estudios de Mario Alberni, Kadifornia, y en Cádiz, con Juan Antonio Espinosa , y mezclado en Granada con Producciones Peligrosas, por donde han pasado artistas de la talla de Enrique Morente.

"Yo no sé adonde quiero llegar. No soy una persona pretenciosa que busca una fama o un triunfo vacío", deja claro el joven de 31 años que ya saboreó las mieles esporádicas del éxito con el grupo Levantito y que ha trabajado para compañías como las de Javier Barón, Carmen Cortés, Mercedes Ruiz y Cristina Hoyos, a la que ha pertenecido durante cinco años.

Aunque no visualice la meta, Palomar tiene claro el rumbo: "Me considero un aficionado, eso ante todo, y estoy enamorado de mi profesión. Lo que me parece importante es dejar una buena obra, dejar una trayectoria con un sello propio. No ser uno más, dejar algo bueno, ser diferente".

Trimilenaria es la primera huella. Que no se la lleve la marea.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios