De ruta por el legado arquitectónico y popular de la provincia de Cádiz

  • Las Jornadas Europeas de Patrimonio se celebran este sábado en Cádiz, con visitas guiadas por la Casa Pinillos y el Museo de Cádiz y a varios enclaves monumentales de diversas localidades gaditanas

El valioso legado arquitectónico de la provincia de Cádiz se entrega este fin de semana al ciudadano, por fascículos. Varias rutas y visitas guiadas permitirán al visitante sumergirse en el encanto del rico legado cultural de varios enclaves monumentales o vinculados a la industria tradicional, de la mano de las Jornadas Europeas del Patrimonio Arquitectura Tradicional y Paisaje.

La delegada provincial de Cultura, Educación y Deportes, Cristina Saucedo, se encargó ayer de desgranar el programa junto a Juan Alonso de la Sierra, director del Museo de Cádiz, donde este fin de semana se desarrollarán una serie de visitas guiadas cada hora, a partir de las 10.00 de la mañana, hasta las 13.00 horas, que se hará extensible a la torre mirador de la Casa Pinillos.

En el interior de la pinacoteca provincial el ciudadano tendrá la oportunidad de descubrir la Arquitectura tradicional y paisaje desde cinco piezas pictóricas de finales del XIX y principios del XX, enmarcados en el género de la pintura paisajística. Alonso de la Sierra hizo un repaso por cada una de ellas, haciendo especial hincapié en la "versatilidad de análisis al que se presta el patrimonio".

El recorrido incluye la visita a la obra Molino (1895), de José Vilar Torres, como exponente del nacimiento del paisajismo como escuela en el XIX , en plena eclosión del romanticismo. El lienzo presenta paisaje invernal, dominado por el viejo y abandonado molino, en el que la mano del hombre se observa nítidamente en este espectáculo natural. Le siguen en esta selección la obra Figuras bajo un emparrado, de Joaquín Sorolla (1891), que adelanta algo del luminismo y renovación de la pintura que acontece en las grandes capitales como París.

Las piezas Rincón Florido (1932), de Federico Godoy y Plaza de toros de Arcos de la Frontera (1933) también exhibe el paisajismo y arquitectura tradicional, entre guiños a las costumbres populares de la época. Por último, el director del Museo se paró frente a Azotea gaditana, de José Pérez Siguimboscum, como única muestra de la arquitectura urbana reflejada desde lo alto de una de las típicas azoteas de Cádiz, desde la que puede otearse un horizonte colmado de sus señeras torres. Y es que la visita gaditana continúa en una de ellas, en la de la Casa Pinillos, desde donde se transmitirá al público "la singularidad de la arquitectura tradicional gaditana, del entramado urbano de una ciudad en la que perviven más de 130 torres o la tipología".

"Una oportunidad única", en definitiva, "de acercarnos y convivir con el rico legado", de la provincia, cuya "inversión repercute directamente en otros sectores sociales y productivos, que contribuye a la creación de empleo", explicó Cristina Saucedo durante el acto que tuvo lugar en el Museo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios