El legado de Edwards ya está en la Caja de las Letras

  • El premio Cervantes 1999 ha depositado tres libros, cartas y manuscritos que se guardarán hasta 2035

El escritor Jorge Edwards, premio Cervantes 1999, depositó ayer en la Caja de las Letras de la sede del Instituto Cervantes de Madrid un legado personal que incluye tres libros, varias cartas y manuscritos que permanecerán guardados durante los próximos 20 años, hasta el 8 de julio del 2035.

Entre los elementos que permanecerán guardados en la caja de seguridad número 1.482 destaca una carta que Edwards recibió cuando tenía 35 años de una mujer de 38 con quien mantenía una "relación anormal", a su juicio "las mejores", según ha agregado, y cuyo contenido "seguirá siendo indiscreto" dentro de 20 años, tal y como ha señalado durante el acto.

Otra de las misivas que se guardan en esta caja es aquella que envió al autor el traductor y ensayista José Rodríguez Feo -al que el escritor se refiere como 'Pepito'- cuando Edwards salió de Cuba en 1971, después de haber permanecido solo tres meses como encargado de negocios en la embajada chilena.

Como anécdota, Edwards ha señalado que en aquella carta 'Pepillo' le advierte de que "no habrá revolución cultural porque la cultura no le importa a nadie", un argumento que considera que se puede aplicar en otros momentos. Además, Edwards ha guardado en esta caja las primeras ediciones de los relatos El patio (1952), Gente de la ciudad (1961) y Persona non grata (1973). El primero es una prueba anterior a la edición, que se hizo en un garaje de Carmelo Soria de Espinosa, quien poseía la editorial Cruz del Sur.

En cuanto a Gente de la ciudad, ha señalado que se trata de un homenaje que realizó a James Joyce, cuyos cuentos siguen fascinando al autor, según ha indicado.

A estas cartas y libros se suman varios manuscritos, puesto que, según ha indicado el propio Edwards, él es un "escritor calígrafo" que comienza a escribir en hojas en blanco, sin rayas ni guías, y vuelca después su contenido en el ordenador.

Edwards, que atesora varios premios y reconocimientos, como la condecoración de Caballero de la Orden de las Artes y las Letras y la de Caballero de la Legión de Honor de Francia o el Premio Nacional de Literatura de Chile, ha recordado que su padre no simpatizaba con su afición a la literatura. "Me pedía que escribiera cosas interesantes, como la historia de la industria del cobre en Chile", ha señalado.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios