La larga noche del insomne lúcido

La editorial sevillana El olivo azul publica por primera vez en castellano Tynset, una de las obras más importantes de Wolfgang Hildesheimer (Hamburgo, 1916- Poschiavo, 1991), escritor judío que formó parte del llamado Grupo 47 junto a autores como Arno Schmidt o Hans Magnus Enzensberger. Su vida errante, su ausencia de Alemania durante el nazismo y, fundamentalmente, su participación como traductor en los juicios de Nüremberg marcaron la obra de este autor, calificado como uno de los más "innovadores y profundos" de la posguerra alemana.

La larga noche de un invierno recién inaugurado es telón de fondo de las elucubraciones, pensamientos y reflexiones de un insomne impenitente que recorre los pasillos y salones de su casa para reencontrarse con sus recuerdos y con los fantasmas -reales y literarios- de su vida. Una noche en mitad de ninguna parte que es, según el protagonista, "el único lugar en el que puedo respirar libre". En mitad de esta marea de desconcertante lucidez la ciudad sueca de Tynset, que encuentra en una guía de ferrocarriles, se convierte en la única referencia concreta y real a la que aferrarse, en la tabla de salvación de un naufrago que lucha por alcanzar la luz de la mañana. Hildesheimer reflexiona sobre el sentido de la vida -"ilusión y engaño y humillación"- sobre la conciencia humana y el sentido de la culpa, que se concretan en los horrores del holocausto judío, tema que subyace a lo largo de toda la novela y que se revela de manera indirecta en episodios escalofriantes.

Hildesheimer hace gala de su preclara inteligencia y nos confía sus más personales pensamientos para adentrar al lector en su vívida experiencia, en su particular manera de analizar el mundo. En su novela, el lector se convierte en compañero de viaje hacia la nada de un personaje que se revela como un antihéroe nihilista. Por eso en Tynset encontramos la voz de un hombre desesperado, brillante y mordaz, para el que la vida no es más que una larga noche de insomnio en la que encontrarse con el fantasma del padre de Hamlet "subyugado en lo alto de la escalera".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios