La juventud y la experiencia dan la fuerza

Alba Bazán y Manuel Lin. Alba Bazán y Manuel Lin.

Alba Bazán y Manuel Lin.

Sanlúcar viene empujando con fuerza en el flamenco. De un tiempo a esta parte, la Peña Puerto Lucero ha dado un importante salto, al trasladarse de local, a unas nuevas instalaciones en el Barrio Alto, en el callejón de la Zorra, donde disponen de un espacioso local con un buen escenario.

Cantaores y cantaoras noveles van surgiendo y manteniendo viva la tradición flamenca en Sanlúcar, lo que asegura la pervivencia de sus cantes: los caracoles, el mirabrás, la rosa y las romeras. A ellos se suman otros artistas con más experiencia, que en ocasiones aúnan sus vivencias con la juventud de los que van llegando.

Es el caso de la pareja artística Alba Bazán y Manuel Alfonseca 'Lin', que comienzan a sumar muchos cientos de kilómetros por las carreteras de España, dejando el sabor y el olor de Cádiz, los Puertos y la marisma del Guadalquivir por muchos rincones del país.

Acaban de regresar de Zamora, donde por segundo año consecutivo han triunfado en el prestigioso ciclo flamenco de esta ciudad castellana, que desde hace 17 años se viene celebrando todos los meses de febrero. Porque, para quien no lo sepa, Zamora posee una sólida afición al flamenco, respaldada por uno de los más antiguos festivales de flamenco de España que cuenta ya con cincuenta años de historia.

Por casa de Manuel Lin han pasado cientos de sanluqueños a dar sus primeras lecciones de guitarra flamenca. También son numerosos los artistas que han perfeccionado su voz con él. En Sanlúcar es un verdadero referente en el ámbito de la enseñanza. Y como guitarrista profesional destaca por su gran habilidad en el acompañamiento de cantaores y cantaoras. Ha acompañado a La Sallago, Diego Agujetas, Chano Lobato, María Vargas, Pepe Sanlúcar, El Nono, Laura Vital, Cintia Merino y un largo etcétera.

Alba Bazán comenzó a dar sus primeros pasos artísticos formándose con el maestro Lin, formación que ha complementado con técnica vocal y artística con Julia Oliva. Colabora habitualmente con el cuadro flamenco de la bailaora Ofelia Márquez. Alba ha ganado varios premios y a sus 26 años de edad ya ha viajado por muchos rincones de España. Su voz destaca por ser muy clara, y con un registro muy cuidado y trabajado, que le permite cantar un amplio repertorio del flamenco, desde el mirabrás sanluqueño, a las granaínas, pasando por soleares, bulerías, alegrías y cantiñas.

Fue todo un placer escucharla en la peña Puerto Lucero entonar las bulerías de Cádiz, intercalándolas con las de Jerez. Impresionante fue cuando se arrancó a cantar por trilla, palo flamenco del género de las tonás, sin acompañamiento de guitarra. En la voz de Alba sonó dual, por un lado como el amor con el que se canta una nana, y por otro como el yermo de un martinete estremecedor.

El público de la repleta peña disfrutó con ganas de una noche de flamenco verdaderamente mágica de la mano de una cantante joven con un gran y prometedor futuro por delante, junto a la gran y entrañable experiencia de una de las figuras más queridas del mundo flamenco sanluqueño, el maestro Lin.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios