El jerezano Tomasito lanza su primer disco auto producido, 'Azalvajao'

Ha hecho de "míster proper" por bulerías, de monaguillo por rap, ha salido cantando "en gayumbos" y ahora se enfunda en un "body" de leopardo para su primer disco auto producido, Azalvajao, pero Tomasito solo siente, revela, vergüenza "de la cola del paro".

Tomás Moreno Romero nació en 1969 en Jerez de la Frontera con un cuerpo, como dice en su último disco, de "metabolismo ineficiente", es decir tan "delgao" que tiene que pasar tres veces para hacer sombra: "Cuando era chico mi madre me tenía que dar calcio porque se me doblaban las piernecillas, pero eso me iba muy bien para el baile".

Casi desde la primera vez que empezó a caminar tiene un compás que domina lo mismo el flamenco que el break-dance, de ahí lo de "niño robot" de sus inicios.

Su desparpajo, sus molinetes, sus paseíllos de rodillas y esa expresión de "pero qué bien me lo estoy pasando" han dejado boquiabiertos a muchos grandes, de Lola Flores a Liam Gallagher -Oasis- pasando por Diego Carrasco.

Ahora se ha atrevido a producirse a sí mismo y en la aventura le han acompañado "mostros" (monstruos) como Di Geraldo o el Canijo de Jerez, Bebe, Soleá Morente, Las Negris y Pepe Habichuela, además de su "banda", compuesta por Gaspar Fernández La Pizonadora, Jesús Hidalgo el Chuemo, José Atero Jarrillo Lata y el Reverendo.

Azalvajao son once historias "surrealistas pero muy reales" como la de Señores ladrones, inspirada "en las cuarenta veces" que han robado a su suegro o La tata, sobre su experiencia en el Sáhara.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios