Los imitadores mantienen vivo el espíritu de Elvis

Los próximos días serán muy importantes para Michael Romeo, la cara más representativa del rey del rock & roll en las colinas de Hollywood, y aunque nadie le conoce por su verdadero nombre, miles de residentes y legiones enteras de turistas saben que es el imitador de Elvis Presley más famoso de Los Ángeles.

Con el 75º aniversario del nacimiento del mítico cantante, Romeo sabe que gozará de sus minutos de gloria. Ya está acostumbrado a que los curiosos le persigan con el flash de las cámaras y, con suerte, la ocasión le servirá para inflar aún más sus calcetines llenos de billetes de 5 y 10 dólares. Romeo, un estadounidense nacido en Playa del Rey, California, lleva más de siete años haciendo de Elvis en la sección más turística de Los Ángeles, en Hollywood Boulevard y frente al teatro Kodak, donde cada año se entregan los Oscar.

Su zona de acción está bien definida, en la lucha por el mismo territorio por el que pululan otros muchos imitadores del firmamento del celuloide, veteranos del disfraz de Charlie Chaplin, Marilyn Monroe o Jack Sparrow, el pirata más famoso del Caribe. Aunque a veces Romeo desaparece sin dejar huella, refugiado en el baño de caballeros del centro comercial anexo a la escena o en el vestidor de una de las tiendas donde ya le conocen hasta la saciedad.

A veces se deja ver saliendo de su escondite, ataviado con un traje blanco un tanto desgastado y una capa negra en las puntas de tanto avatar, recomponiendo sus ropas donde lleva escondido un jugoso botín de propinas que llegan sin cesar, sobre todo de chicas. Le gusta besarlas y mirar a la cámara soltando un estridente "¡Hollywood!", a modo sonrisa frente al flash, muy concentrado en obligar a sus víctimas a soltar un billete de los grandes. "De media consigo unas 25 propinas al día", dice Romeo, aunque basta contemplarle durante un rato para calcular que pueden ser muchas más. También dice que besa a unas 70 chicas al día. "En siete años y con siete horas al día, debo llevar unas 202.000, según mis cálculos", dice el curioso personaje, un frustrado actor cuyo momento cumbre en el cine fue haber aparecido en la cinta Star for Rose como imitador de Elvis.

No es el único que se gana la vida con el asunto. Hay miles, de varias razas y procedencias, como Robert López, un Elvis mexicano que se hace llamar El Vez, un joven artista que lleva 20 años representando al cantante con su banda, Los StraitJackets. López ya cuenta con 200 temas musicales, algunos de los cuales son de su propia cosecha como You Ain't Nothing But a Chihuahua. López reinventa las canciones de Elvis y en algunas ocasiones las mezcla con canciones populares con un matiz un tanto político, pro latino y pro inmigración.

Además de los Elvis callejeros, están los más reconocidos a nivel nacional como The Flying Elvi, un grupo de acróbatas autorizados para utilizar la imagen de Elvis que se lanzan en paracaídas por todo el país. Su imagen se hizo célebre gracias a la película Honeymoon in Vegas, protagonizada por Nicolas Cage y Sarah Jessica Parker, donde el mismo Cage se lanza desde el avión vestido de Elvis sobre la avenida principal de Las Vegas. Por cierto que el actor, obsesionado con el cantante, se casó con la hija de Presley, aunque la unión duró poco más de tres meses.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios