Los hermanos Dardenne tratan de hacerse con su tercera Palma de Oro

  • Los belgas presentan en Cannes 'El silencio de Lorna', sobre la inmigración y las redes delictivas que se crean alrededor

Los belgas Jean-Pierre y Luc Dardenne partieron ayer en busca de su tercera Palma de Oro con El silencio de Lorna. Cineastas de la realidad social, pintores de ese cuarto mundo que los países ricos dejan a la orilla del camino, los belgas Jean-Pierre y Luc Dardenne abordan la migración y las redes delictivas que se crean a su alrededor.

Pero El silencio de Lorna es ante todo el retrato de una joven albanesa que sueña con poner un bar en Bélgica con su novio, pero ve desbaratados sus sueños y se aferra a una esperanza inexistente. Lorna está en manos de una red que le organiza un matrimonio con un drogadicto para que pueda casarse luego con un mafioso ruso, que quiere obtener la nacionalidad. Para ganar tiempo, los mafiosos no vacilan en matar al drogadicto.

Los Dardenne filman la historia de Lorna con planos menos cercanos a los personajes y con una narración más pausada y distante que en sus anteriores películas.

Los dos directores contaron que se inspiraron en un caso real para construir su personaje de "mujer culpable que trata de vivir con su culpa".

El silencio de Lorna es interpretado por la actriz kosovar Arta Dobroshi y los belgas Jéremie Renier y Fabrizio Rongione.

El segundo filme en competición en el programa del lunes es Two lovers, del norteamericano James Gray, interpretado por Joaquín Phoenix y Gwyneth Paltrow e Isabella Rossellini.

Hacer una película de la mafia, de la Camorra, desde el interior, sin juzgarla y para que cada espectador sacara sus propias conclusiones ha sido el objetivo del director italiano Matteo Garrone con Gomorra, también presentada con gran éxito en la competición oficial de Cannes. En una entrevista con un pequeño grupo de periodistas, Garrone se mostró apabullado por las buenas críticas recibidas: "Tengo mucha curiosidad por ver las reacciones de la mafia" a la película, afirmó. Gomorra está basada en el libro del mismo título escrito por Roberto Saviano, que ha sido un éxito internacional y que ha obligado al autor a vivir bajo protección oficial desde su publicación. Cuenta cinco historias de personajes muy diversos, todos ellos relacionados con la mafia, y de cómo cada uno trata de buscarse la vida de una forma, aunque siempre marcados por la Camorra. Y lo hace de una forma directa y real, cercana al documental, con actores que en algunos casos han estado en la cárcel, y con nada del glamour al que nos tienen acostumbradas los filmes del tema.

Pero, sin duda, quien copó las cámaras de los fotógrafos fue la actriz franco-italiana Monica Bellucci, protagonista junto a Luca Zingaretti de Sanguepazzo, la cinta del italiano Marco Tullio Giordana que se proyectó en una función especial fuera de la competición oficial.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios