Las heridas de Alemania y una India onírica abren la Seminci

  • La Sección Oficial de Valladolid acogió la presentación de 'Midnight' s Children', con guión de Salman Rushdie, y de las cintas alemanas 'Bárbara' y 'Hannah Arendt'

La emoción y la historia se embarcan en sendos viajes que nos conducen por distintos momentos de la historia de la India en el siglo XX gracias a los niños mágicos creados por Salman Rushdie en Midnight´s Children. Una historia que, convertida en película de la mano de Deepa Meetha, abrió ayer la Sección Oficial de la 57 Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci).

La producción, grabada en 64 localizaciones a lo largo de 70 días y con 124 actores, se basa en el guión adaptado por Rushdie de su novela homónima. Midnight´s Children recrea las peripecias de Saleem Sinai, un joven nacido en la medianoche del día de la Independencia de la India en 1947, e intercambiado intencionadamente por un menor de una familia sin recursos.

La vida del niño "mágico" -con capacidad para convocar al más de millar de niños nacidos en la misma noche que él y dotados con distintos dones como volar o hacer magia- atraviesa por distintos episodios vinculados con la historia del país. Al margen del escenario histórico, de gran importancia en la cinta, la película se detiene también en algunos elementos de la esencia del pueblo indio, como la práctica del cricket, la música o la celebración de las tradicionales bodas hindúes.

La primera jornada oficial de la Seminci acogió además la presentación del largometraje alemán Bárbara, un historia sin músicas ni estridencias que fue recibida con aplausos. Dirigida por Christian Petzold e interpretada por Nina Hoss y Ronald Zehrfeld, la película se ambienta en un pequeño pueblo de la RDA al que Bárbara, médico en Berlín, es enviada en castigo a su petición de un visado para abandonar el país. Recién llegada y fruto de su enfada, rechaza entablar relación con sus compañeros pero, poco a poco, va haciéndose al lugar. La posibilidad de ayudar a Stella, una joven diagnosticada de meningitis y obligada a volver a los trabajos forzados, y su interés por el joven Mario -que ha intentado suicidarse-, le harán replantearse su marcha.

Bárbara no fue, sin embargo, la única cinta alemana en pasar ayer por la Sección Oficial: Hannah Arendt, de la directora Margarethe von Trota, se acerca a la figura de la filósofa judío-alemana del mismo nombre que, exiliada en Estados Unidos, recibe una propuesta del Semanario The New Yorker en 1961 para cubrir en Jerusalén el juicio contra el líder nazi Adolf Eichmann. Pese a las recomendaciones de su marido, que ve perjudicial que reviva su experiencia en un campo de concentración, Hannah decide viajar a Israel y asistir al enjuiciamiento. El desarrollo del juicio, recogido por medio de imágenes y testimonios reales, sorprende a la filósofa, que pronto trata de explicar lo allí narrado desde un polémico punto de vista: quienes cometieron los crímenes no tenían capacidad para pensar.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios