El gran espectáculo de la bravura

  • La ganadería de 'Corbacho grande', cuyo titular es Antonio García de Agustín, se ha trasladado a Naveros, al cortijo "La Huerta", y ha estrenado plaza de toros con un tentadero a cargo del diestro Octavio Chacón

Comentarios 1

El espectáculo de la bravura es sobrecogedor en una tarde campera. Mucho más en una placita de tientas que a campo abierto o en un coso monumental. Ver a un toro arrancarse de largo hacia el caballo, a la máxima distancia, desde la puerta de chiqueros y a contraquerencia, es una estampa que intimida. Parece que los encalados muros del tentadero, o las maderas del burladero, no son capaces de contener la bravura del poderoso toro cuando rebosa del caballo.

Mucho más impone cuando se trata de un macho con edad, pujanza y el trapío marcado. "Razonable" no pierde de vista al caballo, fijo en la figura del picador Juan Antonio Flor, que se adorna en el cite levantando el palo. Demasiada insolencia para "Razonable", que no admite retos y acude una y otra vez a estrellarse en el peto, empujando la cabalgadura contra la pared de la placita, ignorando el castigo de la puya de tienta. El picador hace la suerte con sobriedad: torero en los cites, certero tirando el palo, y eficaz en el embroque, volcado en la vara.

Octavio Chacón brega con la perfección que requiere la seriedad del trabajo campero. Le ayudan su fiel Garrido y el novillero Miguel Ángel Sánchez. El matador de Cenicientos Mariano Jiménez -representante del matador pradense- saborea con pericia profesional el trabajo de toreros y picador. Octavio Chacón, que previamente con las vacas anduvo sobrado, ensaya lances y pases, variado y creativo.

Galopa alegre "Razonable" al caballo, fijo y sin titubeos. Juan Antonio Flor, seguro en la vara, controla la fuerza bruta de la bravura; los aficionados animan al toro o al picador y el ganadero anota en su cuaderno. También hay quien jalea con un ole al caballo de picar.

Silencio en la plaza. Jadea el toro y se oyen cencerros y esquilas de los mansos. En el campo se ha reproducido un milagro cotidiano; testigos: el ganadero José Antonio García de Agustín, su hermano José María, aficionados como Jesús Montes o los mentores de Octavio Chacón, Cristóbal Sierra y el apoderado José Luis Cantalapiedra. Muy pendiente de todo el conocedor de la casa, Juan Espinosa Calle.

El escenario es el cortijo "La Huerta", muy cerca de Naveros pero en el término de Medina Sidonia. La vacada de García de Agustín se ha mudado, desde su originario "Corbacho Grande" muy cerca del Berrueco, predio que le diera nombre a la ganadería. Los hermanos García de Agustín han trabajado mucho en esta finca. Se ha habilitado un corredero por donde los machos hacen ejercicio, una práctica que está dando excelentes resultados .

En menos de setenta días se ha levantado la funcional plaza de tientas con todas las instalaciones para manejo y embarque del ganado. El constructor Antonio Calcy Canto, presente en el estreno, se duele si se mancha las recién pintada y flamante plaza con la faena.

Felicitaciones al picador, Juan Antonio Flor Jiménez, le viene de familia pero con su afición pone un poquito más de lo que le marca la sangre. El mayoral Juan Espinosa Calle también está satisfecho en una tarde en la que todo ha salido redondo y Octavio Chacón y su cuadrilla pueden estar muy contentos. Da gloria ver como anda este torero

Fuera, más toros. En un cerrado hay una corrida para Cenicientos. "Sí señor, esta es para mi pueblo", dice Mariano Jiménez cuando ve de lejos las, para este cronista, pavorosas defensas de los toros de Corbacho Grande. Mientras el ganadero nos explica ligas y cruzas, y como entiende lo de Juan Pedro o lo del Marqués, o los matices cuando la sangre es de Algarra, y como resulta todo ello en su ganadería. No es una sorpresa la bravura espectacular en varas de este "Razonable", viene de una reata contrastada con machos como los números 6 y 20, soberbios en el caballo.

Los toros para Cenicientos se dejan ver, esquivando con pereza al todo terreno. Las espabiladeras son de respeto en una ganadería que destaca por el trapío. Aquí no se andan con chiquitas en cuanto a criar toros y a pesar de ser una vacada nueva, ya ha lidiado en Madrid en varias ocasiones.

Tres corridas de toros y siete novilladas va a lidiar "Corbacho Grande" en la temporada 2008. Vemos una corrida de toros para Valencia, novilladas para Calasparra o Guadalajara... El ganadero no descarta lidiar en El Puerto de Santa María según quien sea el nuevo empresario, pero a estas alturas está todo casi colocado.

Con antigüedad en Las Ventas de 26 de marzo de 2006, divisa blanca y azul y señal orejisana en ambas, "Corbacho Grande" pertenece a la Asociación de Ganaderías de Lidia desde el año 2.000, cuando su titular la formó con reses procedencia Marqués de Domecq.

Una tropilla de toros se ensota en un lentisco haciendo travesuras con las alambradas, ajena a "Razonable", que pasa solemne, camino de la paz del cerrado, entre una corte de mansos.

70

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios