La galería Viva la Pepa reabre sus puertas este verano en Cádiz

  • La sala de arte pop llega con una oferta basada en el arte apropiacionista

Comentarios 1

Viva la Pepa retoma el impulso de la Feria Cádiz 08 Arte Contemporáneo -en la que participa la próxima semana- para reabrir las puertas de su galería en la calle Valverde. Vuelve con ánimos renovados, aunque muy conscientes de la situación que en estos tiempos convulsos vive el arte en Cádiz. Sobre todo, tras el cierre de IslahAbitada a finales de mayo, que dejó un panorama desolador en el ámbito de las galerías privadas, en el que Benot se ha convertido en la única y gran superviviente de su especie.

Ahora, Viva la Pepa vuelve a dar un toque de aire fresco al sector artístico, al menos este verano, ya que abre los meses de julio y agosto. "Cádiz es todavía un mercado emergente, así que vamos a continuar de forma intermitente, porque se trata de un mercado que se enciende y se apaga, pero luego se vuelve a encender", afirma José Manuel Garayoa, gerente de Viva la Pepa.

No obstante, avanza que si es posible, a mediados de la semana que viene ya exhibirá en Valverde las piezas que llevará a la feria de arte gaditana.

"En esta ocasión volvemos con artistas de arte pop pertenecientes a la generación denominada apropiacionista", añade Garayoa. Concretamente, la sala de arte expondrá obras de Judas Arrieta, Eugenio Merino, Federico Solmi, Virginia Barré y Agustí Puig, todos artistas emergentes del arte pop, cuya filosofía pasa por el retorno a lo ficticio. "La transformación del mundo pop deja atrás El retorno de lo real que anunciaba el teórico Norman Foster en su libro". "Ahora -añade el galerista- el arte se encuentra en un mundo en que todas las fronteras se caen y todo se mezcla con las nuevas corrientes estéticas como el manga, de modo que la combinación es la idea que predomina", asevera.

Es en esta vertiente evolucionista del arte pop donde entran de lleno estos creadores pertenecientes al arte apropiacionista, "ya que se encuentran fascinados por las imágenes o la cultura estética de otros".

Es el caso de Arrieta, cuyas obras se centran en la iconografía pop oriental, como consecuencia de la fascinación que siente por el manga; Merino por su parte, retrata a iconos del pop -como Fidel Castro o Bush-, en una visión crítica y divertida, del mismo modo que Federico Solmi satiriza el mundo contemporáneo a través de unos dibujos que funde en vídeos. Éstas son sólo algunas de las propuestas con las que Viva la Pepa regresa este verano a la ciudad, una ciudad que, en palabras de José Manuel Garayoa, "está e fase de reconstrucción. Cuando esté finalizada, llegará el gran momento del arte en Cádiz. Hay que ajustarse a la realidad, sin dar lugar a la frustración", concluye, como siempre, optimista, el galerista vasco.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios