Donde empieza la música

  • Ayer se presentaron los tres talleres del festival que giran en torno a la composición, incluido el curso de Música y Cine con los creadores Leo Brouwer, Fernando Velázquez y José Luis Temes

Leo Brouwer, Manuel Ferrand, Manuel Marvizón, Fernando Velázquez, Miguel Garrido y María José Arenas. Leo Brouwer, Manuel Ferrand, Manuel Marvizón, Fernando Velázquez, Miguel Garrido y María José Arenas.

Leo Brouwer, Manuel Ferrand, Manuel Marvizón, Fernando Velázquez, Miguel Garrido y María José Arenas. / JESÚS MARÍN

"Sin creación no hay música. Sin creación musical, sin los compositores, poco podrían hacer los instrumentistas, los cantantes..." Manuel Ferrand, director del Festival de Música Española de Cádiz, acertaba con la reflexión al igual que dio en el clavo (como le alababa el destacado compositor cubano Leo Brouwer) programando en esta XV edición del encuentro musical gaditano tres actividades diferentes en torno a la composición, los ya consolidados Taller de Mujeres Compositoras y Cátedra de Composición Manuel de Falla, a los que se ha sumado el Taller Música y Cine, actividades que cuentan con el patrocinio de la Fundación SGAE.

Tres talleres diferentes que se presentaron ayer en el Conservatorio de Música Manuel de Falla por algunos de sus artífices, desde el Ferrand ("el culpable de que todo esto exista y el que se lleva más golpes", antecedía Brouwer) al insigne compositor cubano, pasando por el compositor vasco ganador de un Goya por Un monstruo viene a verme, Fernando Velázquez, la creadora María José Arenas, del taller de Mujeres Compositoras, el director del Conservatorio gaditano, Miguel Garrido, y Manuel Marvizón, miembro de la junta directiva de la SGAE y "consumado intérprete, al que la relación entre música y cine tampoco le es ajena", tal y como lo definía Ferrand.

La Cátedra de Composición Manuel de Falla ha alcanzado su XV aniversarioEl Carpe Diem es la idea sobre la que gira el XII Taller de Mujeres Compositoras

De hecho, el Taller Música y Cine, impartido por Velázquez y el Premio Nacional de Música José Luis Temes, además de por la colaboración ayer de Leo Brouwer, es una de las grandes novedades en el área formativa que, a juicio del número e inscritos, se ha convertido en todo un atractivo dentro de las actividades paralelas del festival.

No es para menos apelando tanto a la introducción del curso realizada por el fundador del Grupo de Experimentación Sonora del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) -salpicada de tiernos guiños al pasado y de cierta actitud respondona contra los límites que algunos han querido imponer a la composición contemporánea- como a las palabras pronunciadas en rueda de prensa por el creador de bandas sonoras como Lo imposible, El orfanato y Ocho apellidos vascos, entre otras, que también fueron suscritas "una por una" por Brouwer.

Así, Velázquez armó toda una defensa del trabajo de composición de bandas sonoras relacionándolo con el mundo de la creación contemporánea "aunque el resultado pueda parecer distinto, considero que vengo de la música contemporánea y trabajo en la música contemporánea, la que hago para el cine", explicaba el creador "encantado" de participar en este curso y que le hace "mucha ilusión poder contar lo que hago", se congratula.

Poder defender la creación de bandas sonoras "desde el trabajo que hay detrás porque se utilizan todas las herramientas de composición, desde la tradición a la vanguardia"; defender "este trabajo apasionante que tiene algo del creador encerrado en su torre de marfil y grandes dosis de realidad"; defender "desde la dignidad y el conocimiento" este trabajo en el que, al menos para él, "no se trata de tirar los dados" y esperar a que la suerte le traiga "más o menos inspiración", sino de utilizar "herramientas tradicionales y académicas" y de saber trabajar "con un productor, un director y todos los que opinan en una película, que son muchos". ("¡Bravo!", felicitaba Brouwer agitando la cabeza en señal de asentimiento).

Además del Taller Música y Cine también se reconoció el trabajo del Taller de Mujeres Compositoras, que celebra este año su XII edición bajo la idea del Carpe Diem. Así, tal y como explicó María José Arenas, se volverán a dar cita en Cádiz diferentes creadoras de distintas partes de España y generaciones para poner en pie "este nuevo proyecto" basado en la música del presente, "con esa idea de vivir el momento". De esta forma, el sábado 19 se estrenarán en el Teatro Falla doce nuevas miniaturas (obras de cinco minutos) además de una obra de la recientemente fallecida María Luisa Ozaita, compositora miembro de este taller, que ella misma eligió antes de su muerte para que se tocara en Cádiz.

También recordaron los artífices de estas actividades formativas que la Cátedra de Composición Manuel de Falla, que comenzó en Sevilla y que prosigue y finaliza en Cádiz durante el festival, ha cumplido este año su XV edición, un aniversario que han querido celebrar invitando a Leo Brouwer a trabajar con los jóvenes compositores del Taller Sonoro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios