Todo empieza por la capa cero

  • Dos gaditanos se unieron hace unos meses para crear un estudio de fotografía, diseño e ilustración

El nombre de la empresa, Capacero, no podía ser más preciso para definir la unión empresarial de estos dos gaditanos: Javier Reina y Gloria Garrastázul. El primero es fotógrafo de profesión, que ejerce desde 1997 en las especialidades de Arquitectura, Publicidad o reproducción de obras de arte, entre otras. Pero el caso de la segunda es aún más sorprendente. Licenciada en Medicina y Cirugía en 1998, estuvo ejerciendo como médico durante cinco años, tiempo que también aprovecha para ir formándose en su verdadera pasión: la ilustración. Dada la conjunción de estas dos profesiones, Gloria se especializa en la ilustración médica, aunque también trabaja en otras áreas.

Las trayectorias de estos dos profesionales gaditanos se encuentran definitivamente el pasado año, cuando después de haber realizado algunos trabajos juntos deciden establecerse profesionalmente como Capacero "porque coincidíamos en gustos creativos y profesionales". Para ellos, Capacero es "la primera capa para construir algo, partiendo de la nada. La capa es parte de una materia extendida de forma uniforme sobre otra. Es la parte a la que te sujetas. Pero, si se desea, está cero: allí donde la capa no existe, no hay materia. Por donde uno se asoma o pasa a otro lugar". Así definen el nombre elegido para esta empresa establecida en el centro de empresas del Instituto de Fomento, en la Cuesta de las Calesas.

De esta forma, unidos, "ofrecemos los servicios juntos y abarcamos más que cada uno por separado, como antes". Además de la ilustración y la fotografía, estos dos gaditanos realizan diseño y diseño digital. Precisamente, confiesan que es precisamente la digitalización de su trabajo una de las cosas a las que más trabajo le han costado adaptarse.

Pese a la corta vida que acumula Capacero, apenas unos meses, la experiencia y trabajos anteriores de uno y otro profesional les ha permitido acumular ya una importante cantidad de trabajos, algunos de ellos muy destacados. Así, por ejemplo, el más llamativo es sin duda la creación de un cuento sin palabras que se incluye en cada uno de los tarros de colonia para bebés que ha creado la marca Tous. La idea ha sido la de plasmar con ilustraciones la educación del niño, para que se asee y se perfume siempre antes de ir a la cama. Javier y Gloria están muy contentos con este proyecto, que se verá continuado próximamente con la ilustración de nuevos cuentos, según aseguran.

Además, han trabajado también para la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, donde han concebido 120 ilustraciones a gran tamaño para la exposición La visión científica de las drogas. Si sabes no te metas, en el Museo Príncipe Felipe.

Otros trabajos destacables han sido la creación de un cuento que se reparte a los niños que visitan el Parque Natural del Turia, también en la comunidad valenciana; ilustraciones en distintos libros de texto o una serie de fotografías que se incluyen en uno de los libros editados por el Ayuntamiento para la promoción de la marca Cádiz, la ciudad que sonríe.

Con este bagaje laboral, "y apostando por establecernos en nuestra ciudad", Capacero tiene previsto muchos proyectos futuros, entre los que destaca la incursión en el vídeo (tanto cine como ilustraciones en movimiento).

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios