La elegancia de la escuela clásica

La pasada semana, el Ministerio de Cultura dio a conocer sus Premios Nacionales de Danza y, en la categoría de interpretación, este recayó en la madrileña Lola Greco. Otra buena noticia para el flamenco que, desde que comenzó el siglo ya acumula distinciones para Eva Yerbabuena (2001), María Pagés (2002), Sara Baras (2003), Israel Galván (2005), Manuela Carrasco (2007) y Javier Barón (2008); nombres que hay que sumar a los de Antonio Gades, Cristina Hoyos, Mario Maya, Antonio Canales o José Antonio, estos ya premiados en las últimas décadas del pasado siglo. Todos ellos vienen a consolidar el merecido reconocimiento a la importancia del baile flamenco, que tantísima creación ha aportado a la danza española.

El galardón otorgado a Lola Greco es de los que merecen un espacio para destacar, sobre todo porque no se trata de una artista que sea especialmente conocida por el gran público, justo lo contrario que ocurre con compañeros de profesión y con los buenos aficionados al baile. De Lola bien se podría decir que le viene de casta, pues es hija del histórico bailarín José Greco y de Lola de Ronda. Su carrera está mas que relacionada con la escuela del Ballet Nacional de España, donde se formó y fue primera bailarina con tan sólo diecinueve años. Las obras en que ha participado son innumerables y siempre dentro de la tendencia clásica que marca esa escuela. Ha dado, así, vida a grandes personajes de obras que se escriben con mayúsculas en la historia de la danza, desde Medea a Salomé o a Fedra. Precisamente esta tragedia de Eurípides ha sido el último montaje que ha protagonizado con dirección de Miguel Narros y coreografía de Javier Latorre. Se estrenó en Nápoles, estuvo en el pasado Festival de Mérida, y se podrá ver en el próximo Festival de Jerez (Teatro Villamarta, domingo 28 de febrero de 2010). A la existencia de la cita jerezana le debemos, por cierto, el placer que supone haberla podido ver bailar en varias ocasiones en los últimos años. En ese evento y en 2004, fue la artista invitada, y además coreógrafa, del espectáculo Pasióny Ley del bailaor Antonio El Pipa, y en el año 2006 estrenó la obra de pequeño formato Deoperaflamenca junto a su hermana Carmen. También es de recordar su recreación de algunas de las piezas de la Suite Iberia, una creación que paseó junto a la pianista Rosa Torres Pardo.

En el baile de Lola Greco se conjuga la herencia de la danza clásica española, con hermosos apuntes de la escuela bolera y, a la vez, la fuerza del baile flamenco. Puede ser tan elegante y refinada como étnicamente expresiva. Una bailarina y bailadora versátil y completa. Un premio, pues, más que merecido.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios