Autoedición Autores en alza se dejan tentar por sellos alternativos

Cuando la edición se vuelve irreverente

  • La gaditana Elena Yáguez y el sevillano César Romero son dos de los últimos fichajes del sello que dirige Miguel Ángel de Rus, que apuesta por la promoción concertada con los autores

Hace nueve años, Miguel Ángel de Rus y otros socios fundaron Irreverentes, una pequeña y audaz editorial que lleva 130 libros publicados. Entre los últimos hallazgos de su catálogo, figuran varios autores vinculados a la provincia de Cádiz, como la jerezana Aurelia María Romero (autora de Goya, el ocaso de los sueños) y la gaditana afincada en Madrid Elena Yáguez. Esta última es la artífice de la novela Desde que llegó Mauleen en la que, con la recuperación de la memoria histórica y personal como punto de partida, acerca un tema que ya había investigado en su condición de socióloga: la percepción del otro, del distinto, como una amenaza.

A su protagonista, Mauleen, nunca la vemos frontalmente, sino que la conocemos a través del filtro de la abuela Nazaria y del resto de su familia española. "Cuando algo diferente se mete en tu vida, la trastorna, la cambia, se ponen en movimiento sentimientos y emociones que están agazapados en la rutina de lo cotidiano", señala Elena a propósito de este retrato de la España de la postguerra desde la óptica de los perdedores y, en concreto, de una familia que ve su rutina trastocada cuando recibe la visita de una pariente de 19 años que llega del exilio mexicano, Mauleen.

"La escritora Paula Izquierdo, que es mi vecina, me puso en contacto con los responsables de Irreverentes. Me propusieron la autoedición y acepté. La propia Paula presentó la novela en Madrid y también participó Cristina Almeida", continúa esta joven que nació junto a la Alameda Apodaca y residió durante un tiempo en San Fernando. "El mayor atractivo de la autoedición es que tu novela se edita. Que ves el libro en un plazo corto de tiempo. Que no tienes que andar enviando copias a editoriales y esperando meses a que no te contesten", declara Elena, que pasó por los talleres literarios de Clara Obligado y de Enrique Páez. En el segundo comenzó a gestarse la peripecia de Mauleen y se afianzó su "idilio" con los escritores norteamericanos de la primera mitad del siglo XX, como Salinger, Carson McCullers y Faulkner. "Sobre todo Faulkner. Quise imitarle y de hecho se me ocurrió la estructura de mi novela después de leer Mientras agonizo. No ha quedado igual pero, en fin, salió la novela", afirma la autora.

El magisterio del estadounidense es otro rasgo que comparte con el autor sevillano César Romero, que optó por la autoedición para que viera la luz su primer libro de relatos, La cerilla de Faulkner, y repite ahora de la mano de Irreverentes con el segundo: Todo suena. Un trabajo muy inspirado donde el autor atrapa un conjunto de historias cotidianas y las convierte, gracias a su humor afilado y su gusto por el suspense, en sugerentes metáforas de cómo cambian nuestras vidas con el inexorable paso del tiempo. Estos cuentos, escritos entre 2001 y 2003, tienen protagonistas para todos los gustos: desde el moribundo que hace creer a dos amigas que eran únicas (Últimas voluntades) al estafador infiltrado en una reunión de antiguos alumnos (Lamelancolía de los óxidos).

Romero cree que la autoedición "es, hoy en día, casi la única forma de publicar para escritores que no tienen algún contacto en una editorial o un golpe de fortuna de los que se dan de tarde en tarde. En mi caso, el primer empujón me lo dio la propia Irreverentes, que convocó junto con el grupo Vivendia un concurso para libros de relatos. Me presenté y me llamaron diciéndome que estaba entre los preseleccionados y me plantearon la posibilidad de la autoedición. Como garantizan una buena distribución, me decidí", afirma.

César, que obtuvo con su primera novela publicada, Tierra de orates, el premio Ciudad de Algeciras de la FMC José Luis Cano, continúa ejerciendo la crítica literaria y el articulismo en distintos medios mientras su cajón de inéditos se nutre de nuevas prosas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios