"Lo de antes no cuenta. Sólo vale el momento presente"

Tiene 43 años y, no sólo no los oculta, sino que lleva muy a gala, como dicen los mayores, aquello de "peinar canas".

Ésa es la imagen con la que ha regresado Sergio Dalma al mismo panorama musical que, hace dos décadas, le recibía a ritmo de su primer éxito de ventas, Esa chica es mía. Después, otros títulos como Bailar pegados o Ave Lucía le fueron consagrando como el solista de voz desgarrada que cuenta ya con tres generaciones de seguidores.

Con estos antecedentes no es de extrañar que, desde el principio, A buena hora haya sido un nuevo punto y seguido en el camino de un hombre padre de un hijo, Sergi, nacido de su matrimonio, en 1994, con la modelo Maribel Sanz.

-Acaba de lanzar este disco, después de tres años sin grabar, y ya se ha situado en los primeros puestos de las listas de ventas… ¿Cuál es el secreto?

-(Risas) Desde luego, hemos empezado muy bien. Cuando uno se esfuerza con cariño, tarde o temprano, se llega. Yo tengo la costumbre, entre un álbum y otro, de dejar transcurrir un tiempo. Lo he practicado siempre porque pienso que es algo bueno. Además, lo de antes no cuenta. Sólo vale el presente.

-¿Cómo es el Sergio Dalma con el que hablo? ¿Se nota diferente al de antes?

-Bueno, soy un señor con más experiencia que sigue cantando temas de amor y desamor pero con más vivencias. Mi estilo es ahora más minimalista, más desnudo e intimista que en anteriores etapas. Al principio tenía un público más adolescente. Alguna de esa gente ha crecido y, para ellos y por ti mismo, hay que evolucionar acorde a tu edad.

-¿Le preocupa más mantener sus seguidores de antes o ganar nuevos adeptos?

-Existen unos admiradores naturales que tengo que seguir cuidando, pero eso no significa que no me agrade ver a chavales jóvenes en mis conciertos.

-¿Cuál es el proceso para seleccionar su repertorio? Porque en usted pesa más el intérprete que el autor, ¿no?

- Así es. No suelo incluir nada mío porque lo que encuentro es mejor que lo que yo pudiera aportar. Son temas que parecen trajes a medida. Tienen que despertarme algo porque, sólo si a mí me mueven algún sentimiento, será más fácil transmitirlo.

-A estas alturas de la película estoy convencido de que no es el dinero la razón por la que se mantiene en activo y con tantas ganas, ¿cuál son entonces sus motivaciones?

-La vocación es tremendamente importante. Ésta es mi actividad y mi hobby y, haber unido ambos aspectos, me hace sentir un privilegiado. Estoy disfrutando mucho.

-Nadie lo diría… ¿No sufre usted demasiado?

-¿Cómo?

-Se lo pregunto por sus recién estrenadas canas…

-(Risas) Eso es señal de que estamos vivos, ¿no? Prefiero mostrarme como estoy porque me encuentro a gusto así. Desde fuera, estas cosas se notan enseguida.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios