El cuadro dañado de Cabral Bejarano volverá en unos días a su lugar en el Museo

  • Aunque se desconoce la causa del estropicio, parece un daño leve y está practicamente solucionado

Sin explicación. El rasguño de unos ocho centímetros que se descubrió la tarde del pasado martes en la obra El duque de Montpensier y sus compañeros de caza en el coto de Doñana, de Manuel Cabral Bejarano, expuesta en el Museo Provincial de Cádiz parece cosa de fantasmas. Desde la delegación provincial de Cultura no se ofrece respuesta sobre el origen del daño en la pieza del pintor sevillano aunque sí se asegura que "no hay daño grave" y que "en breve, en unos días" el cuadro volverá a su lugar en la pinacoteca.

"No conocemos el origen del daño, pero desde que se detectó pasó a valorarse enseguida", afirman fuentes de la delegación que concluyen que es "algo muy leve y prácticamente ya está solucionado". "No hay daño grave, no ha afectado a la capa pictórica y la obra está siendo sometida a un proceso de restauración muy sencillo", añaden.

Aunque, afortunadamente, el estropicio en la obra pictórica costumbrista del siglo XIX es tan nimio que la delegación no le toma demasiada importancia, sí parece más extraño el hecho de que no se pueda dar una explicación a este suceso. Así, según fuentes del Museo de Cádiz, la grieta en la pieza se descubrió el pasado martes por la tarde, mientras que el domingo pasado el cuadro se encontraba en perfectas condiciones (aclaramos que el lunes el museo permanece cerrado). La delegación tampoco apunta ningún incidente reseñable en la mañana de ese martes.

Así que, en vistas de la "poca importancia" del daño, el misterio quedará sin resolver o, por lo menos, para la opinión pública.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios