El corazón de Yuri

  • La historia de 'Doctor Zhivago' cumple 50 años, igual que el Nobel de Pasternak

Doctor Zhivago es una monumental obra literaria y una de las cumbres del arte cinematográfico, pero apenas se conoce su dramática historia real, de la ahora se acaba de cumplir el 50 aniversario. Octubre de 1958, Auditorio de Estocolmo, Suecia. El Comité del Nobel decide otorgar el Premio a Boris Pasternak "por su logros en el campo de la épica rusa". Pero éste no se presenta para recibir tan preciado galardón. ¿Dónde se encontraba? A cuarenta kilómetros de Moscú, en una modesta casa, Pasternak oyó que el Nobel le había sido concedido y envió un telegrama de excusa: "Debido al significado que tiene en la sociedad en que vivo, debo renunciar a este inmerecido premio". Los dirigentes de su país le habían advertido que no regresaría si iba a recoger el Nobel. Al escritor le sorprendió oír que su producción literaria era antisoviética, pero acató la medida porque no quería exiliarse, por encima de todo amaba a Rusia. Dos años después, Boris Pasternak murió, sin alcanzar el reconocimiento que merecía. Pasarán veinticinco años antes de que su obra maestra vea la luz en su lengua materna.

Poeta, traductor y novelista, Boris Leonidovich Pasternak nace en Moscú (1890). En 1910 el joven Boris asiste con su padre al funeral de su amigo Tolstoi, quien antes de morir le dejó un mensaje: "Todo pasará. El dinero, las propiedades, incluso los reinos. Pero si hay verdadero arte en nuestra obra, viviremos para siempre". Tiene quince años cuando vive la primera revolución y los conflictos de la época le servirán de inspiración para su gran novela. Momentos de tensión y violencia, de sueños y anhelos colectivos que cambiarán el curso de la historia, serán la base de Doctor Zhivago. Una narración al estilo de Tolstoi, Charles Dickens o Victor Hugo, con muchos amores, guerras y personajes que desaparecen y vuelven a aparecer.

Yuri Zhivago es un poeta y un hombre de paz que sufre por los tiempos de agitación que destrozan su hogar, su familia y su país. En el período turbulento de la Rusia de comienzos de siglo, el corazón de Yuri palpitaba a más revoluciones que el contexto político. Su mujer inspiró sus poemas, pero hubo otro amor que le hizo la vida soportable y le dio esperanzas durante el terremoto de la insurrección. Se llamaba Lara (Larisa), y la pasión que se profesaban fue un reflejo de la que tuvieron en la vida real Boris Pasternak y su amante Olga Ivinskaya, a espaldas de su segunda esposa, Zinaida Nikolaievna. "Comprendí lo difícil que era para él. Por un lado no podía vivir sin mí. Por otro, no quería dejar a su familia", recordó Ivinskaya antes de morir1. Olga sufrió el precio de su relación con Boris. El gobierno soviético quiso castigarlo indirectamente, y ella fue condenada a prisión: "Era amor, pero un amor por el que pagas caro". La musa de Pasternak pasó cuatro años de reclusión en un campo de trabajos forzados (gulag), hasta que pudo beneficiarse de una amnistía por la muerte de Stalin2 .

Prohibido en Rusia por las 'incorrecciones' políticas del texto, un periodista italiano que trabajaba para Radio Moscú descubrió el manuscrito y lo envió a un editor de Milán, quien vio en él una novela excepcional. El libro se publicó en 1957, convirtiéndose en un éxito de ventas. La incontenible historia de amor entre Yuri y Lara emocionó a los lectores y dio la vuelta al mundo en varios idiomas. Pronto llamó la atención del cine. El director David Lean encontró en el libro la historia que tanto le atrae: el conflicto del hombre y sus circunstancias. Yuri Zhivago es un individuo pacífico que vive en constante disputa. Un poeta enamorado de la vida, que se busca a sí mismo abarcando múltiples facetas: devoto a su tierra, su familia y su país, que detesta la violencia pero destinado a permanecer siempre en lucha.

Para interpretar al personaje central, Yuri Zhivago, Lean escogió a Omar Sharif. La esposa de Zhivago, Tonia, fue Geraldine Chaplin. Y Lara, el gran amor de Zhivago, la encarnó Julie Christie, actriz de belleza inquietante, violenta y sensual. La premisa principal para el rodaje fue encontrar un paisaje nevado similar a las estepas rusas. Precisamente se halló en nuestro país, los campos de Soria fueron el escenario. Y en las afueras de Madrid se construyó un plató enorme, donde los decorados copiaron minuciosamente las calles de Moscú. La película se estrenó en diciembre de 1965 y en seguida cautivó al público (¿cuántas niñas nacidas a finales de los años sesenta se llaman Lara?). La banda sonora de Maurice Jarre fue un éxito mundial, todos tararearon la emotiva melodía que desgarran las balalaicas del Lara's Theme.

Hay un elemento en la narración que resulta clave: el protagonista se desdobla entre su esposa y su amante, y los espectadores no le condenan, incluso le entienden. Lo conmovedor de un hombre que ama a dos mujeres al mismo tiempo, que quiere a su esposa pero está enamorado de Lara, la mujer a la que pierde y vuelve a encontrar. Zhivago es un ser sencillo que pide poco a la vida y ésta, a cambio, le da mucho y le exige demasiado: el amor apasionado a dos mujeres. Y su corazón no lo resistió. "Debía de saber lo enfermo que estaba, pero se lo guardaba para él, se guardaba muchas cosas para él". La película desarrolla un argumento muy recurrente en el cine. La historia de dos seres atrapados en un momento fatídico, que comparten su amor en una época de terror. Pues son en circunstancias trágicas, de angustias y tensiones llevadas al límite, cuando surgen el lirismo y los sentimientos más auténticos. En momentos de desesperación, se puede hallar la fe en dos; en medio del dolor, es posible vivir un gran amor. Relatos como el de Yuri y Lara siguen ocurriendo hoy en todas partes del mundo: bajo condiciones difíciles, extremas, los seres humanos lo siguen siendo. Doctor Zhivago es una historia de sufrimiento personal, de revolución y barbarie; pero, antes que nada, es una historia de espíritu humano, del poder de la guerra y el amor.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios