literatura Entrega del XIII Premio Unicaja de Novela

"Cómo conocí a Fernando Quiñones"

  • Jesús Ferrero y Miguel Bayón recuerdan sus vivencias con el escritor chiclanero al recoger los galardones, como ganador y finalista, del certamen que lleva su nombre

Reunirse en torno a la figura y al nombre de Fernando Quiñones suele deparar jugosas anécdotas, las que nacieron del siempre fructífero contacto, leve como un roce o profundo como la amistad, con el escritor chiclanero. Ayer se entregaron en Cádiz, en el Centro Unicaja de Cultura de Cultura, los premios literarios que la entidad financiera creó hace trece años con el nombre de Quiñones, y tanto Jesús Ferrero, ganador, como Miguel Bayón, finalista, desempolvaron para la ocasión, antes de hablar de sus respectivas novelas, sus tratos con el creador de La canción del pirata, encuentros siempre alrededor de la literatura que se antojan carne de libro si alguien es capaz de reunir alguna vez un buen conjunto de relatos personales sobre la relación de destacados personajes con Fernando Quiñones.

Ferrero y Bayón, desde luego, dejaron constancia de su sincera admiración hacia el escritor recordando sus encuentros con él. Miguel Bayón rememoró los tiempos de la transición en los que ambos eran colaboradores de la revista La estafeta literaria, con Manuel Ríos Ruiz como director, y coincidían en la redacción para entregar sus originales y acababan hablando de "cante y de toros" hasta que prácticamente la redacción cerraba sus puertas: "Todavía hoy, cuando escucho alguna mendicatez de las muchas que se oyen en España cada día, me pregunto ¿qué dirá La Viña, qué dirá el Tío de la Tiza, qué dirá el Falla?", dijo Bayón reconociendo la impronta que le dejó Quiñones en aquellas conversaciones.

El zamorano Jesús Ferrero elogió a Quiñones como cuentista y poeta y recordó que lo conoció con 18 años, cuando junto a un amigo viajó a Madrid con la intención de conocer a varios escritores, entre ellos el gaditano. Fernando los recibió, como hacía habitualmente, en su casa, poco después de la siesta, "con sandalias y bata". Les contó que estaba leyendo por enésima vez las Ficciones de Borges, y ellos le llevaron un ejemplar de Crónicas de Al Andalus para que se lo firmara. Ferrero recordó la "hospitalidad" de Quiñones, quien les cocinó "un tartar exquisito". "Por allí -dijo el ganador del certamen- llegaron su mujer y su hijo, que venía del colegio. Ellos no se acordarán de mí, claro, con toda la gente que visitaba a Fernando".

Precisamente la mujer de Quiñones, Nadia Consolani, acudió a la entrega de los premios junto a Dolores Cano, directora de la Obra Social de Unicaja; Ángel Roda, director territorial de la entidad en Cádiz, y Antonio Castillo, concejal de Cultura.

Nadia volvió a agradecer a Unicaja su apuesta por mantener el certamen y su dotación presupuestaria, y a Alianza Editorial la "cuidada" edición de las obras seleccionadas por el jurado: El hijo de Brian Jones, de Jesús Ferrero, y Todo por ellas, de Miguel Bayón.

Ferrero dijo que su novela, que se desarrolla entre Londres y Nueva York y que está vinculada al pop rock, le ha permitido reflexionar sobre dos generaciones: de las décadas de los 60 y los 90; mientras que Bayón explicó que en su obra trata de acercarse desde la perspectiva de la comedia a las difíciles relaciones entre los hombres y las mujeres.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios