'El alma compartida' de Manolo Sanlúcar brilla en La Merced

  • El guitarrista causó ayer expectación en su tierra, donde se sinceró con el público

Un abarrotado Auditorio de la Merced fue testigo anoche de la presentación de Manolo Sanlúcar, el alma compartida, un libro escrito por el propio guitarrista de esta ciudad del Bajo Guadalquivir y editado por Almuzara.

El encuentro literario, que había suscitado en Sanlúcar mucha expectación por la novedosa experiencia de uno de sus más reconocidos artistas, no defraudó al público. Acompañaron al autor la alcaldesa, Irene García; el rector de la Universidad Internacional de Andalucía y prologuista de la obra, Juan Manuel Suárez-Japón; y el editor de Almuzara, David González, que disculpó la ausencia de Manuel Pimentel.

Los pensamientos y los sentimientos más profundos de este prestigioso compositor musical recorren toda esta obra, empezando por el propio título. El alma compartida alude a su padre, el también guitarrista Isidro Muñoz, que murió en 2006. Y es que de su padre se considera una especie de prolongación vital en cuanto a identidad creativa, sentimientos, valores, comportamientos y, en general, todo aquello que conforma una manera de estar en el mundo y de sentir la vida. La tragedia de su pérdida para el artista es sólo comparable a la de su hijo Nano, el otro gran punto de apoyo humano de Manolo Sanlúcar. Así las cosas, "la confusión está naturalizada en mí", como dice el autor de Tauromagia destacando que, en realidad, se trata de un "estado de creatividad" de gran riqueza. "Al disponerme a escribir, no sé si estoy huyendo o voy a mi reencuentro. Lo que se ha roto en mi alma es tan grande que nada en mí puede quedar intacto", dice.

La alcaldesa, el prologuista y el editor subrayaron las facetas humana, musical, literaria, artística e incluso metafísica de Manolo Sanlúcar. La sinceridad que rezuma la obra, el carácter inclasificable de este brillante "regalo" literario y el arraigo del guitarrista a su tierra, Sanlúcar y Andalucía, fueron otros de los aspectos destacados. García aprovechó la ocasión para anunciar que la futura Escuela Municipal de Flamenco de la localidad llevará el nombre de Manolo Sanlúcar, al tiempo que expresó su deseo de que la fundación del músico tenga como sede la ciudad de la manzanilla.

Casi una decena de personas queridas del artista, entre ellos varios familiares, leyó fragmentos de El alma compartida. El mismo Manolo Sanlúcar abrió esta parte del entrañable acontecimiento con sendas lecturas: una dedicada a su madre y otra a su hijo. Unos versos "bañados de un dolor inconsumible", escritos por el guitarrista tras el fallecimiento de Nano, cerraron el acto, coronado con un tan sonoro como cariñoso aplauso de los asistentes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios