La colonia de extranjeros en el Cádiz del siglo XVIII

  • Unas jornadas ponen de manifiesto la herencia gaditana de estos emigrantes comerciantes

Los apellidos Bocanegra, Parodi, Lasquetti, O'Dogherty, Gordon, Macpherson, Terry e incluso Osborne se han normalizado entre la población gaditana. Pero tras de ellos se extiende una larga historia, la de la larga travesía que sus primeros portadores emprendieron desde Génova, Francia, Inglaterra, Irlanda... desde que comenzó la conocida Carrera de Indias, esa que unió durante tres siglos la ruta del comercio entre España con las Américas.

Ahora que se celebra el tricentenario del traslado de la Casa de Contratación y el Consulado de Cargadores de Indias a Cádiz -en 1717-, lo que le propició el monopolio de este mercado, Cádiz se convirtió en imán de los numerosos comerciantes que llegaron atraídos por la febril actividad comercial de la Bahía. Hasta aquí vinieron numerosas personas de todas las provincias y de muchos países europeos e incluso asiáticos. Entre ellos el propio Juan Clat Fragela (Damasco) -propulsor de la Casa de las Cuatro Torres, -a punto de abrir ahora como hotel como encanto-. Precisamente la visita a este bello edificio construido en primera línea del puerto gaditano es el punto de inicio de cada una de las ponencias que se desarrollan en las jornadas La colonia de Extranjeros del Cádiz del siglo XVIII: Una mirada de los descendientes de historia, puestas en marcha al hilo de los Proyectos Cádiz 2017, en el que un grupo de personas, empresas y entidades unidos por el amor a la historia, han organizado sus propias iniciativas.

Lourdes Márquez Carmona -de ascendencia irlandesa- es una de las organizadoras junto a Miguel Ramos Grosso de Rumbo Sur Eventos de este encuentro que hoy continúa con la conferencia La colonia de irlandeses en el Cádiz del siglo XVIII (19 mayo); Flamencos y holandeses en el Cádiz Moderno: algo más que mercaderes de Indias (26 mayo) y La huella dejada por los portugueses en Cádiz de los siglo S.XVII y XVIII, Los Barrios y los de la Rosa (2 de junio).

El objetivo de estos encuentros es poner de manifiesto el papel de algunas de las comunidades de origen extranjero aquí asentadas, de la mano de algunos de sus descendientes y diversos especialistas en la materia, que ahondarán en aspectos vinculados con la economía, el comercio, la sociedad y la familia, entre otros.

Entre algunas de las historias que saldrán a flote figuran las del propio Juan Clat Fragela, cuya casa contaba con cuatro torres vigías y que "alquilaba viviendas a comerciantes", en un momento en que la población gaditana se incrementó a 70.000 habitantes.

Precisamente hoy también se hablará de la colonia irlandesa y la familia Butler, que son los antecedentes de la organizadora Lourdes Márquez. El primero que llegó a Cádiz fue William Butler Langton, en 1730, procedente Kilkenny. William Butler Langton. "Yo soy de la novena generación en Cádiz, como conté en mi libro La memoria de los irlandeses: Cádiz y la familia Butler". El bisabuelo de Márquez, Arturo García de Arboleya Butler, fue el último que llevó por su rama el apellido, "que se perdió por línea matrilineal". Era profesor de francés, "porque los descendientes de irlandeses controlaban varios idiomas y con el fin del comercio se reciclaron como profesores". De su madre se conserva aún una foto (que ilustra la página), Sofía Butler, vestida de época isabelina.

Entre curiosidades de otras colonias se encuentran los holandeses Colarte, que ha investigado el profesor Manuel Bustos, catedrático de Historia Moderna y la historiadora Ana Crespo; los Garvey, cuya bodega fue fundada por William Garvey en 1.780, que era un aristócrata irlandés que en poco tiempo creció como bodeguero en Jerez. De Portugal llegaron la familia de La Rosa, que construyó nada menos que la Casa de las Cadenas y la Casa del Almirante, así como la conocida Casa Lasquetti, "que fue simplemente un inquilino". El primer de la Rosa que vino fue Gabriel Núñez Rossa, de Tavira, en 1617. Son algunos apellidos, algunas historias, las que llegaron a Cádiz para contribuir a la nuestra.

El aforo es limitado y hay que confirmar la presencia en info@rumbosureventos.com.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios