Una colección de once temas luminosos para alumbrar la vida

  • 'Universo' contiene los cuatro elementos a los que se referían en sus grabaciones anteriores

Universo supone el quinto disco de EA! y el segundo con sello y distribución propios, una decisión de la que se muestran contentos en cuanto les reporta de independencia y libertad. El disco ha recibido ese nombre porque es el espacio que contiene los cuatro elementos a los que se referían sus anteriores grabaciones: Oripando -sol, en la lengua caló- (1996) que era el fuego, Agüita (1999), La vida (2002) -que se iba a llamar Caminos del aire-, y El Sentir (2004), un trabajo que remitió a la tierra.

La grabación de Universo podría ser una metáfora del funcionamiento del grupo, una obra abierta sobre la que se han ido haciendo aportaciones a lo largo de meses. O, en palabras de Juan, "un recipiente donde se han ido añadiendo ingredientes para crear música. Aquí, todo el que ha llegado ha hecho de productor artístico y siempre con la libertad y el tiempo para cambiarlo todo". Aunque, para metáfora total de lo que EA! supone, mejor sería La Fuente, creado a partir de una base de tanguillos que Juan dejó en el ordenador y sobre la que, entre todos, se fue construyendo un tema musical al que un día Pilar le encontró sentido en forma de versos.

En los diez cortes restantes que integran Universo, además de las composiciones de Juan y Pilar, se repiten las de creadores que caminan con el grupo desde hace tiempo, como son los casos de Raúl Marco -autor de la canción La Vida, uno de sus "himnos" más solicitados- y Juan Antonio Iglesias 'Trisko' que, aunque sea desde la distancia, sigue siempre que puede al grupo. De él es precisamente el tema que abre la grabación, una alegre rumbita, Barna, que trata de ser un homenaje a la ciudad condal que tan bien los recibe y donde se han encontrado siempre muy bien tratados. También firma el autor isleño el tema Desayunaban y, de forma especial, Mi voz, un tema con tintes de manifiesto que interpreta Pilar con una fuerte carga de emoción. "Lo escribió para mí", confiesa entre tímida y orgullosa. De Marco es el tema Yegua y el titulado Velada, que es una proclama antibelicista que se interpreta paradójicamente con el ritmo de una marcha militar. "Fue escrito cuando la guerra del Golfo", explica Juan, y "tiene guasa que después de tantos años tenga vigencia", remata Pilar.

Firmadas por ellos dos, se encuentran canciones con visos de convertirse en nuevos himnos para ser coreados en sus conciertos. Tal sería el caso de La Música -en la que los coros los hacen los miembros más jóvenes de la familia, nietos incluidos- o Vente conmigo, temas que alegran la mañana de cualquiera que los escuche y que le insuflan optimismo. Con aportaciones de Carlos Rey, Juan Antonio Iglesias o Alfredo Verdona, se completa un cancionero en el que tampoco falta el lugar para el juego que Pilar reclama en ocasiones. Tal sería el caso de la rumba salsera Tarumba Tarambana.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios