Una colección itinerante del Museo del Prado se expondrá en Cádiz

  • La sala Blas de Lezo de la Casa de Iberoamérica acogerá 'Los objetos hablan' de junio a septiembre Podrán verse obras de Goya, Murillo, Velázquez, Zurbarán, Sorolla o Giordano

Comentarios 1

Obras de grandes autores pertenecientes a las principales escuelas españolas y europeas de la escena pictórica como Francisco de Zurbarán, José Ribera, Diego Velázquez, Bartolomé E. Murillo, Francisco de Goya, Pedro Pablo Rubens o Luca Giordano pasarán por Cádiz, procedentes desde el Museo de Prado.

La sala Blas de Lezo de la Casa de Iberoamérica se convetirá en el punto de encuentro desde el próximo junio a septiembre de medio centenar de piezas pertenecientes a la exposición itinerante Los objetos hablan. Colecciones del Museo del Prado, gracias al convenio suscrito entre el Ayuntamiento de Cádiz, La Obra Social de La Caixa y el Museo del Prado. Así lo confirmó ayer la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, durante la Comisión de Gobierno, en la que también agradeció la gestión de José Pedro Pérez-Llorca, como presidente del Real Patronato del Prado.

La colección ahonda en el sentido de los objetos como depósitos de la memoria individual y colectiva. Como cauce de información de las costumbres y creencias. Y es que todas las personas, independientemente de su origen geográfico y su marco cronológico, pueden reconocerse a través de los objetos que las han acompañado a lo largo de los tiempos. Y en esto indaga la muestra, a través de las costumbres, creencias, circurstancias históricas y sociales del momento en que fueron utilizados, y a través de esta colección pictórica. De hecho, el objetivo de la exposición es plantear un diálogo entre sus visitantes y los objetos del Prado.

Los objetos hablan se articula así en torno a cuatro secciones temáticas denominadas La clave está en el objeto; Los ob jetos nos retratan; Un mensaje escondido y El coleccionismo, según figura en el catálogo de la muestra. En el primero de ellos, La clave está en el objeto, plantea una mirada en profundidad sobre algunas obras para descubrir que el objeto u objetos que aparecen en ellas son fundamentales para entender qué quiso transmitir el artista. Es el caso de La duquesa de Abrantes, retratada por Goya, o El charlatán sacamuelas, pintado por Theodoor Rombouts, en el que el pintor se recrea en la representación de todo el instrumental quirúrgico de un dentista callejero.

El Los objetos nos retratan se presentan los objetos que definen a hombres y mujeres como indidivuos particulares o como miembros de una sociedad determinada. Los vestidos, accesorios o joyas como los que luce Isabel de Francia, reina de España, de Frans Pourbus, o los alimentos representados por Lusi E. Meléndez en un bodegón con alimentos.

Continúa el recorrido con Un mensaje escondido, que invita al espectador a sumergirse en el mundo de los objetos simbólicos, que esconden una segunda lectura, más profunda, para comprender qué significa. Por citar un ejemplo, el toisón que aparece en el Retrato de Felipe II, de Anguissolla, o por qué Zurbarán representa a San Diego de Alcalá con flores en el regazo de su hábito.

En la última sección de la exposición se aborda El coleccionismo , a través de pinturas como La vista y el olfato, de Jan Brueghel el Viejo -que puede verse en la imagen-, o Estudio del pintor, de Ignacio León y Escosura, que plantea precisamente que el coleccionismo ha existido desde tiempos remotos, tanto por el placer que supone la posesión y disfrute de determiados objetos, como por el prestigio y reconocimiento social que pueden otorgar tales colecciones. Al mismo tiempo, esta selección de piezas ofertan una rica información sobre los gustos e intereses de sus propietarios.

La exposición se completa con una serie de objetos que, con el paso de los años, han perdido su utilidad y se han convertido en piezas de colección o incluso de museo, como es el Prado.

Casa de Iberoamérica Procedente de la Colección del Prado, De junio a septiembre.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios