Los cines españoles pierden cada vez más espectadores

  • En 2007 han sido cerradas más de 40 salas repartidas por todo el territorio nacional

Comentarios 1

La piratería, el descenso en el número de salas, los cada vez más desorbitados precios de las entradas e Internet son algunos de los factores que han propiciado en estos tres últimos años un estado de alerta roja en el entramado cinematográfico.

En tan sólo un año han sido cerradas más de 40 salas en España, dato que se encuentra íntimamente ligado a la pérdida de espectadores; el número de salas de exhibición ha pasado de las 936 del 2006 a las 889 del 2007, aunque el número de pantallas es muy similar, y pasa de las 4.299 a las 4.250.

Sin embargo resulta paradójico que los largometrajes nacionales alcancen altas cuotas de recaudación en taquilla junto a las estadounidenses. Un gol marcado por España que consolida el género nacional a nivel mundial.

Según los datos más recientes proporcionados por el Ministerio de Cultura, Piratas del Caribe. En el fin del mundo es la película más taquillera del año 2007 en España con 21,7 millones de euros recaudados y 3,9 millones de espectadores, seguida de otra producción estadounidense, Shrek Tercero y del largometraje español El orfanato, que casi alcanza los 20 millones de euros en taquilla.

Además, en el listado del pasado año aparecen dos cintas españolas entre las 25 más vistas: El orfanato, de Juan Antonio Bayona bajo producción de Guillermo del Toro, y REC, que cierra la clasificación con 4,4 millones de euros de recaudación y un total de 780.000 espectadores.

Aunque no aparece entre las más vistas, otra favorita para los premios Goya, Las trece rosas, de Emilio Martínez Lázaro se convierte en la tercera producción española de mayor éxito de taquilla al obtener 3,2 millones de euros durante 2007.

La calidad del cine español va creciendo año tras año y se reconoce más allá de las fronteras nacionales, aunque parece ser que calidad y exhibición no corren de la mano.

Por tercer año consecutivo el registro de usuarios en las salas españolas continúa disminuyendo. Desde el ascenso experimentado en 2004 con 144 millones de espectadores, la balanza se ha ido desequilibrando hasta experimentar un retroceso de casi 20 millones de cinéfilos. Los gerentes de los cines españoles aseguran que la piratería y la red son factores clave que intervienen en el resultado negativo de estas cifras.

Otro punto esencial del estudio realizado por el Ministerio de Cultura se relaciona con la actividad registrada en los cines en los diferentes meses del año. Así, la época estival, concretamente julio, es el mes que mayor recaudación obtiene la taquilla; en 2007, casi 60 millones de euros. Sin embargo, el mes de noviembre desciende en casi un 50 por ciento debido, según los usuarios, a la proximidad de las fechas navideñas. De ahí que los primeros meses del año las salas noten un gran vacío, debido a la cuesta de enero.

Frente a la crisis persistente generada por la piratería y la descarga de cine a través de internet, el Ministerio de Cultura ha decidido dar un paso más en el séptimo arte, dando paso en este nuevo año a las salas de cine digitalizadas como otro fenómeno de adaptación a las nuevas tecnologías. De esta forma, se prevé que en 2008 España cuente con más de 400 salas de cine digitalizadas. Un dato curioso e interesante que podría solucionar algunos de los problemas que atraviesa en la actualidad el sector cinematográfico.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios